Seguidores

Sobre mi:

Soy mami de trillizos y dos más, tengo 39 años. Soy patronista de profesión y me encanta crear cositas para los niños cuando tengo tiempo, me gusta cocinar, hacer manualidades y coser. Pero sobre todo soy madre de cinco soles que me hacen aprender y descubrir cosas cada día.

Grupo de lactancia, blog

Para niños con bordados

Archivo del blog

Entradas populares

Páginas vistas en total


14
sábado, 24 de diciembre de 2011

Los castigos: ¿si o no?

Bueno hoy toca un tema peleagudo donde los haya, al que no queria enfrentarme porque estoy en plena transicion y estudio del tema, pero bueno asi hablamos un poco del tema, exponemos nuestras opiniones y nos ayudamos un poco las unas a las otras. Espero que no se cree polémica y que se tomen con respeto todas las posturas. Por este motivo voy a intentar contaros lo que pienso de la forma mas neutral que pueda y sin comentar otras posturas (lo intentaré...).

Esto viene a que el otro día tube un rifi-rafe con un anónimo en el tema de Carlos Gonzalez sobre esto y sentí que me comparaban con maltratadores o algo así, lo cual me dolió y pensé borrar todo aquello, estudiar un poco el tema, y plantearlo en una entrada propia. No me gusta que cuando alguien no opina como tu, se recurra al insulto o al ataque, al menosprecio, falta de respeto, etc. Todos podemos estar equivocados, podemos pensar una cosa hoy y mañana otra y nadie esta en posesión de la verdad absoluta. La vida da muchas vueltas y nos podemos arrepentir de lo que hemos dicho en otro tiempo. (Y hablo primero por mi misma que tengo la lengua muy larga, que la tengo que enrollar para meterla en la boca y todo).

Cuando hablamos de castigar, puede haber muchas formas de castigo. Castigar es dar una consecuencia negativa o molesta a alguien por algo que ha hecho. En el caso de castigar a un niño, debe ser desde la intencion de educar y no desde la venganza. El castigo debe ser proporcional al hecho que lo provoca. No es lo mismo que un niño tire del pelo a su hermano que tirar el ordenador portatil por la ventana, y no es o mismo hacerlo con 5 años que con 13. 

Dentro de los castigos que se suelen aplicar hay muchas variedades, desde la tipica reclusion en su cuarto hasta el azote en el culo, pasando por "la bronca", el quedarse sin postre, sin paga y un largo eccetera que muchos de nosotros hemos "sufrido" en nuestras carnes de pequeños. Yo creo que alguna vez me han pegado, la verdad sólo recuerdo una en concreto, cuando me corté el pelo yo solita (y me hice una escabechina sin remedio en mi preciosa melena que antes era larga) un mes antes de mi primera comunión.

Yo siempre tube miedo de que mi marido educara a palos a mis hijos, porque a él le han pegado muchisimo, en casa, en el colegio y en la calle, y de donde él proviene esto se ve con normalidad. Pero luego ha resultado ser un padre blandengüe y super permisivo que no se atreve a decirles que no a nada y que cuando le digo no le des galleta con chocolate (o cualquier otra cosa que no pueden comer) le dice al bebé señalándome que soy yo la que no le deja, asi que me ha adjudicado el papel de mala y él el de bueno, y eso tampoco me gusta. Creo que los dos deberiamos llegar a acuerdos sobre los limites y cumplirlos los dos, no sólo yo, porque asi los niños se confunden y no sirve de nada.

¿En cuanto a castigar si o no? Yo si creo en el castigo. Lo creo necesario en ciertas situaciones y despues de haber probado otras cosas. Ahora estoy leyendo mucho sobre el tema y he cambiado de opinion en muchas cosas y estoy intentando aplicar muchas otras poco a poco y veo resultados positivos al respecto. Creo que es mejor el refuerzo positivo de las buenas acciones que el castigo. Que si esto no funciona despues de intentarlo reiteradamente, se puede recurrir al castigo bajo ciertas condiciones. Que sea algo reflexionado y pensado en frio, no actuar en caliente cuando estamos enfadados, ponernos en su piel un poco, pensar en su edad y lo que comprende y lo que no. Que gritos y golpes sin control solo sirven para asustar, para sentirnos mal y para empeorar la situación. Que nunca se haga daño al niño, ni fisica ni emocionalmente. Que sea un último recurso cuando hemos probado otras cosas que no han funcionado. Cada niño es diferente y lo que funciona con unos no lo hace con otros, igual a un niño le afecta o asusta que le metas en un parque y le dejes sólo y otro se queda tan tranquilo jugando con algo, quiza con uno baste con mirarle seriamente y decirle que no esta bien lo que ha hecho, y otro con esto se rie de ti y te toma por el pito de un sereno. Para esto cada madre conoce a sus hijos y debe usar el sentido común a la hora de establecer límites y hacer que se cumplan.

Yo de momento estoy hecha un lio, llevo un par de dias probando cosas nuevas, mis niños todavia son pequeños y no se portan muy mal, lo único que se tiran del pelo, se muerden, chupan suelas de zapatos, arrancan enchufes de la pared y esas cosas. Ahora he observado que con decirles un "no!" rotundo (o su nombre, porque como son tres para que el susodicho sepa que va para él) ya me hacen caso casi siempre y dejan lo que estén haciendo. Si no es así, voy donde ellos les quito el objeto o les aparto de la situacion y les doy otra cosa que les distraiga mientras les digo que lo otro estaba mal de forma seria. Si estan pegando a un herman@ lo que hago es primero desde lejos lo mismo del "no" o su nombre y luego voy a coger al damnificado y darle mimos sin hacer caso al que ha pegado, este consejo me lo dió Yolanda y bueno estoy probando a ver, porque la verdad que lo siguen haciendo, sobre todo mi gordito que se pasa el dia tirando del pelo para conseguir cualqueir cosa. Con la comida, como comenté si he recurrido a dejar sin postre o bajar de la trona y dejar en el parque al que no quiere comer, centrandome en los otros dos que estan comiendo bien y me ha funcionado bien. Ahora ya no tengo problemas con la comida y comen los tres tranquilamente y sin incidentes. De momento parece la situacion medio controlada, pero tengo que seguir informándome y preparándome para lo que venga, que será cada vez peor y más dificil.

14 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho como te has expresado en la entrada aún siendo un tea tan polémico, y veo que lo último que haces es castigar probando otras cosas primero. En mi caso el mio no hace mucho caso al NO! y al chssss pero bueno poco a poco supongo que irá entendiendo. Me ha gustado mucho lo que has dicho de reforzar las cosas positivas, creo que ese es un buen método para hacerles comprender lo que hacen bien y lo que no de una forma pácifica. Y en cuanto a pegar, no es un tema de mi agrado, pero en determinada edad, cuando son más mayorcitos me refiero, dar un azote en el pompis tampoco lo veo maltrato. Que dificil esto de educar bien a los hijos!! jeje espero hacerlo lo mejor posible.

    ResponderEliminar
  2. Me parece muy acertado tu desarrollo sobre las condiciones de un castigo, quiero decir que ese es un mínimo que hay que plantearse. La otra opción es no castigar, yo me inclino más por esta.
    Evidentemente uso el "NO", pero eso no es un castigo sino una protección, como no digo que "no" a todo, ellos saben que cuando lo digo debe ser por algo importante.
    Y respecto a los mordiscos, los míos pequeños están en esa fase, al principio sólo era uno, ahora son los dos (y la mayor no lo hizo nunca), pues además de decir que no y abrazar al mordido, intento siempre acariciar y besar al mordedor para explicarle cómo SÍ hay que hacerlo. Y cuando riñen porque uno quiere el juguete del otro le digo que puede cambiarselo a su hermano por otra cosa si él quiere y funciona muchas veces...
    Y otras veces, cuando les veo en igualdad de condiciones, les dejo que se organicen ellos mismos siempre que no haya agresión física.

    ResponderEliminar
  3. Otro tema mas polémico todavía que los de las entradas anteriores...je.je.
    Intentare que no sea un comentario demasiado largo.
    Creo que lo primero es conocer en que fase de su desarrollo esta un niño en concreto. Los niños tan pequeños como los vuestros, cuando hacen determinadas cosas no es porque sean desobedientes o porque os están poniendo a prueba. Sencillamente es que no saben hacer las cosas de otra forma porque todavía no están preparados para ello. Por muchos castigos, gritos o azotes seguirán haciéndolo porque no lo pueden evitar.
    En estos casos lo único que sirve es la paciencia, explicarles las cosas miles de veces y enseñarles con nuestro ejemplo. Cuando estén preparados, veremos los buenos resultados, pero no antes.
    Y creo que no hay que crearles contradicciones. Por ejemplo pegandoles para que aprendan que no se debe pegar (así lo único que aprenden es que los mas fuertes si que pueden pegar a los mas débiles).

    Sobre los castigos, yo distingo dos clases: el castigo como venganza (en plan de fastidiar) y las consecuencias normales que tiene un comportamiento concreto.
    El primero puede ayudarnos a conseguir lo que queremos, pero es muy poco educativo porque realmente el niño no aprende nada con el, si acaso a mentir la próxima vez para intentar evitar el castigo.
    Pero si que es bueno (esta es mi opinión) que los niños sepan que todo lo que hacen, bueno o malo, tiene consecuencias. Consecuencias a ser posible inmediatas y relacionadas con lo que ha hecho.
    Si un niño vaguea toda la tarde sin hacer sus tareas, podemos castigarle a que mañana no va a ver su serie preferida (castigo como venganza) o podemos decirle que como se ha entretenido tanto ya no nos da tiempo de bajar a jugar al parque y por lo tanto hoy se queda sin salir (son las consecuencias de sus propios actos).

    Tengo que decir que yo no soy perfecta y que en ocasiones pierdo los nervios o la paciencia y termino gritando o haciendo cosas que yo misma pienso que no se deben hacer, o en ocasiones no se muy bien como hacer ante algo en concreto.

    ResponderEliminar
  4. Hasta los 3 años es infructuoso castigar a un niño porque no se entera absolutamente de nada. Yo tengo una amiga que es algo "a su manera" y con 13 meses castigó a su hijo sin salir porque había llorado en la sala de espera del médico y había montado un pollo impresionante. Le ofrecí el número de mi tío (un conocido psiquiatra) y me llevé al niño a la calle. Ella se unió enseguida xD
    Otra cosa es ir enseñándoles lo que está bien y lo que está mal desde un principio, lo cual es adecuado y correcto. Los castigos son justos siempre que sean equilibrados, claro está, pero a partir de una edad que entiendan. Ya te digo, es absurdo dejar a un niño de un año sin salir como castigo (aparte de una inmadurez), porque no se entera.
    Respecto al castigo físico, yo también estoy absolutamente en contra. Una cosa es dar alguna colleja, pero me parece muy fuerte que alguien le pegue a los niños y eso está fatal y les inculca agresividad, además de ofrecérsela como solución de conflictos.
    Besitos guapi!!!

    ResponderEliminar
  5. Yasmin con lo de reforzar las cosas positivas tenemos ventaja los multiples. Porque es algo instantaneo y funciona muy bien. Si uno se porta mal como quitar el libro que estamos leyendo mientras los otros dos estan formalitos, pues les digo a los otros dos lo bien que se estan portando con un "biieeeen flaquito!" entonces el que ha hecho mal se da cuenta y tambien quiere ese "bien". También me funciona comiendo, si uno escupe o no quiere comer, les aplaudo a los que estan comiendo bien y empieza a comer para que le diga algo también.

    Maribel me ha gustado mucho lo que has dicho del castigo como consecuencia logica, me lo apunto!! Yo creo que la madre que diga que nunca ha perdido la paciencia miente, yo no se lo que es tener uno, quiza sea mas fácil mantener la calma todo el tiempo, pero con tres te aseguro que hay momentos muy dificiles de llevar, que tengo que mirar para otro lado resoplar como un caballo y contar hasta 10 muchas veces seguidas porque con una no me vale.

    Opiniones es cierto que con esta edad no retienen del todo lo que les dices, pero si creo que se enteran y recuerdan. Porque hay cosas que tienen prohibidas que lo saben. Mis niños cuando algo esta mal dicen tastas y mueven la mano arriba y abajo, porque yo les digo eso muchas veces y lo hacen en plan gracia para comunicar que algo no se puede hacer. Por ejemplo van acercandose a un enchufe a desmontarlo (han aprendido a meter las uñitas y sacarlo de la pared...) y les digo desde lejos "chssss" y se para, medita la situación, me mira y me dice "tastastas", y le respondo "si tastastas" y entonces ya se va a otra cosa; a veces lo hacen solos sin que les diga nada. Y asi con muchas cosas, asi que yo creo que ya entienden y saben que hay cosas que no se pueden hacer, o por lo menos que yo no les dejo hacerlas.

    También creo que los niños pegan tanto les hayan pegado como si no. Conozco niños que nunca les han pegado y les educan con las palabritas en plan cariñoso, en plan "cariño, no se pega al nene...pidele perdon venga..." y es el niño mas macarra del parque que cuando le veo de lejos ya no voy a ese parque porque ha pegado a mis niños muchas veces, y curiosamente los mios a él nunca...Los niños experimentan y prueban y si mordiendo a un niño han conseguido un juguete y nadie les ha dicho que eso no se puede hacer con autoridad, o tiran del pelo o pellizcan o lo que sea no es porque se lo hayan hecho antes a ellos, lo hacen todos los niños, unos mas otros menos (claro los que no tienen hermanos tienen menos oportunidades de practicar esto, imagino que morderan a su madre o a quien pillen). Tienen que notar que eso no te gusta, verte la expresion seria y la voz tajante, sin opciones. Al menos eso es lo que he visto que me funciona mejor con mis niños.

    ResponderEliminar
  6. Tienes razón Cintia en decir que todos los niños pegan o tienen rabietas en momentos concretos. Reaccionan así porque no saben o todavía no están preparados para reaccionar de otra forma.
    Claro, no se puede dejar a un niño que haga todo lo que quiera ni que pegue a los demás niños. A mi no me gusta que mi niño pegue, pero tampoco que el peguen a el.
    Pero creo que decimos NO muchas veces al día y pocas veces (yo me incluyo) damos alternativas.
    Desde el punto de vista psicológico, la negatividad es mas difícil de entender y el concepto de No se entiende con mas dificultad que el de Si.
    Les decimos a los niños todo lo que no pueden hacer pero nos olvidamos de darles alternativas y decirles como SI tienen que hacer las cosas.
    A veces la educación es difícil...

    ResponderEliminar
  7. Puf muy dificil, y somo stan novatas... Yo la palabra No no la digo mucho, porque como son tres utilizo mas el nombre de cada uno de forma tajante en vez del No. Osea en vez de decir ¡No! les digo ¡gordito! Asi los otros dos no se dan por aludidos. Aunque normalmente el que hace mal ya lo sabe, cuando hago chsss! sólo mira el que esta armándola. Siempre procuro darles otra alternativa, si les quito una zapatilla por ejemplo les doy un libro o un muñeco, y se suelen conformar, a veces lloran un poco (sobre todo si es un movil o el mando de la tele) pero enseguida se entretienen y se conforman, gracias a Dios. Tambien creo que al ser varios estan mas acostumbrados al hecho de que les quiten un juguete alguno de sus hermanos, es algo que pasa continuamente y son más tolerantes con eso.

    ResponderEliminar
  8. Os recomiendo este post:
    http://www.ivoox.com/como-saber-cuando-castigar-a-nuestros-hijos-con-audios-mp3_rf_907027_1.html
    Oidlo hasta el final que merece la pena.
    Si ponéis en este buscador Jose Antonio Marina veréis cuántos audios interesantes salen.
    A mí este educador me encanta, junto con el método de refuerzo positivo de Súper Nani.
    Espero que os ayude :)

    ResponderEliminar
  9. Creo que te has respondido tu solita en tu propio post... cuando en la facultado hablábamos en Pedagogía sobre el castigo uno de los mejores profesores que he tenido nos recomendó usar en principio el refuerzo positivo para lograr las cosas, como evidentemente recompensando las buenas conductas no vamos a llegar siempre a buen puerto aveces habrá que usar el "castigo", pero evidentemente para ello hemos de valorar como ya habeís dicho por ahí la edad del niño y sobretodo la proporcionalidad del castigo.
    Los niños cuando "pegan" suele ser una forma de manifestar su frustración ante la ausencia de palabras para expresar lo que les pasa, un niño que pega en el parque no tienen por qué haberle pegado simplemente puede que haya descubierta que a través de esa fórmula logra lo que desea.
    Tendemos a educar a nuestros hijos a través del "no hagas" "no cojas" "no digas" y olvidamos elogiar muchas veces sus logros e incluso les comparamos con otros hermanos.
    Antes de castigar hay que evaluar que ha hecho y si con ese castigo vamos a lograr o no que el niño rectifique su actitud, cuanto más mayor más uso podemos hacer del diálogo por ejemplo o de ponernos en su lugar.
    Mis niños de momento no hacen ninguna trastada, Princesita de hecho le dices que no y hace caso, con Repollete si quiere tocar algo o coger algo intento desviar su atención hacia otra cosa y de momento suele funcionar.
    Estoy en contra del castigo físico eso por descontado, pero entiendo que puede haber una ocasión en la que uno de forma puntual perdió la paciencia (creo qeu puede ocurrir aunque no lo apoyo que nadie se me heche encima), lo que no puede ser es que debido a nuestro cansancio o a perder los nervios terminos castigando de forma desproporcionada... yo recuerdo como a mi vecina con 2 años la castigaban a no salir de su cuarto... ¿eso serviría de algo?

    ResponderEliminar
  10. Buenas!!!
    Este tema es interesante la verdad... mis padres eran más del método de la nalgada en el culo en casos extremos... y me habrán castigado sin salir dos veces contadas. La táctica de ellos generalmente era "Bueno, haz lo que quieras, pero luego no te quejes si te castigamos" y ya directamente me portaba bien jajajaja. Y ya con mi hermana lo tienen más difícil, porque hace lo que le da la gana... yo era más buena jajajaja.
    Yo estoy completamente de acuerdo con tu método, reforzar lo positivo y ya si no hay más remedio recurrir al castigo.
    Un beso y espero que estén pasando unas felices vacaciones... bueno... no creen en la Navidad ¿no? Pero vacaciones tendrás... ay qué lío jajajaja. Bueno, el caso, que un beso enorme y s están de vacaciones que la disfruten :)

    ResponderEliminar
  11. Pues si que es un tema difícil!. En la teoría tienes muchas cosas claras: nada de caquetes, nada de castigos, refuerzos positivos... pero luego llega la práctica y te encuentras con mil situaciones en las que esto no funiciona, y no sabes que hacer. Y sobre todo, cuando por no castigar a uno, acaba llevándose un mordisco el otro.
    A mi me pasa en situaciones, en que uno está venga pega o morder al otro. Le dices que no se hace y vuelve, que al tato no le gusta... y vuelve; lo apartas... y vuelve.. Al final que haces?. Le castigas a él o dejas que su hermano se lleve un montón de collejas sin tener culpa, por no haber castigado o dado un azote en el culo al agresor?. Que hacer en esas situaciones?.

    ResponderEliminar
  12. Digainz, yo vivo de vaciones, o no tengo nunca, una de las dos, o ninguna, jajaja, vamos que para mi todos los dias son iguales, me da igual navidad, que domingo, que martes.

    Anonimo, yo nunca he pensado que tengo la teoria de que nada de castigos, refuerzos positivos si, pero castigos también si ya he probado lo demás y no funciona. Con algunas cosas funciona solamente el refuerzo positivo, como el comer por ejemplo pero con otras no, como las peleas entre hermanos. Cuando un niño pega a otro le hago ver que con eso no consigue nada, sino más bien el contrario de lo que busca, si le pega por un juguete le doy el juguete al que ha sido pegado, si le pega porque están los dos encima mio y le da celos, el que ha pegado se va abajo,...es decir utilizo el castigo con el que ha pegado y el refuerzo positivo con el que se ha portado bien. Y esto me funciona bastante bien, nunca le ha pegado uno a otro dos veces seguidas porque no se lo permito.

    ResponderEliminar
  13. Perdona, lo de las teorías, lo decía por mi, igual me he expresado mal. Yo siempre decía que nunca les iba a dar un cachete. Cuando le veía a mi hermana, que le daba algun que otro cachetillo a mis sobris, me callaba, porque eran sus hijos y ella sabría como educarlos, pero me comía por dentro y me daban ganas de salir a defender a mi pobre sobri. Pero cuando me ha tocado a mi, la entiendo perfectamente.
    No hablo de pegarles, nunca lo consentiría pero si de algún que otro cachetillo en la mano, para que suelte el pelo de su hermano (si con las palabras no basta) o un pequeño azote en el culo cuando están haciendo algo peligroso y por más que les digo, siguen insistiendo. Así que prefiero un azote en el culo a que se quemen con la cocina, o mentan el dedo en un enchufe...
    LO de pelearse, aún son muy pequeños. Ya te tocará!.

    ResponderEliminar
  14. Valla que miedo me das!! jajaja. Si se pelean más todavía voy a tener que contratar un segurata para que les vigile, jajaja. Yo pienso igualito que tu, y pensaba tambien igual antes, jajaja. Nunca puedes hablar del indio sin ponerte sus alpargatas, jajaja. Es una frase muy buena que seguro que no era así, que leí una vez en el blog de padresdetrillizas, pero que gran verdad!!

    ResponderEliminar

Gracias por comentar!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Suscríbete por correo electrónico