Seguidores

Sobre mi:

Soy mami de trillizos y dos más, tengo 39 años. Soy patronista de profesión y me encanta crear cositas para los niños cuando tengo tiempo, me gusta cocinar, hacer manualidades y coser. Pero sobre todo soy madre de cinco soles que me hacen aprender y descubrir cosas cada día.

Grupo de lactancia, blog

Para niños con bordados

Archivo del blog

Entradas populares

Páginas vistas en total


12
martes, 22 de mayo de 2012

Pediatras del año y medio

A ver os explico primero porqué tengo dos pediatras. Cuando los niños nacen prematuros les ponen un pediatra de seguimiento en el hospital donde estuvieron ingresados, la verdad que no me gusta nada esta pediatra, dicen que es muy buena pero la tía es borde hasta decir basta y no es que lo diga yo es que le tienen miedo hasta las pediatras de mi centro de salud. Que una vez querían pedir un seguimiento neurológico para mi flaquito y me dijo :"díselo tu así como dejándolo caer que si te mandamos nosotras le sienta mal y se enfada"

Las chicas de mi centro de salud sin embargo son encantadores, tanto las enfermeras como la pediatra. Siempre voy sola y me ayudan lo que pueden o no les importa que estén los tres por la consulta. la otra sin envargo me recalca que entre de uno en uno y se quede alguien fuera con los otros dos. En la visita de los 18 meses mi marido no había llegado porque el iba en moto y estaba aparcando y eso y me vio sola y aún así me recalcaba "vamos entrando, de uno en uno, de uno en uno". Yo entré con uno sabiendo que mi marido venía por el pasillo y se quedó la enfermera mirando a los niños pensando que estaba sola. Si estoy sola de verdad, lo siento en el alma, que me diga lo que quiera pero yo me meto para adentro con los tres.

Además la visita es muy rápida, con preguntas tajantes y muy directas, que como se me ocurra responder algo que se salga un poco de la respuesta me corta y me vuelve a preguntar. Ejemplo: "cuantas palabras dice el niño?" Respuesta: "Pues no sé, habla mucho menos que sus hermanos..." me corta a mitad de la frase y me dice: " a sus hermanos ahora los vamos a ver, ahora estamos con este: cuantas palabras dice el niño?" A sí que imaginaos mi estado de ansiedad cuando tengo visita con esta mujer, desde el día anterior.

En las últimas dos visitas le dio por decir que mis niños están muy bajos de peso y que tienen que comer mas, que les obligue, en la anterior me dijo que tenía que añadir una comida más al día y en esta me ha dicho que tengo un problema de educación (como os comenté en la entrada de las ensaladas). Me dijo que si le daba postre o algo más a la niña, como era muy lista, me toreaba y hacía lo que quería, osea no comer para comer sólo el postre o el biberón. Yo no le replico ni nada, por no discutir con ella, luego en mi casa yo hago lo que me da la gana, que para eso son mis hijos y he probado lo que ella dice y funciona peor y se quedan sin comer nada y durmiendo mal porque tienen hambre.

La pediatra de mi centro de salud es todo lo contrario con este tema. Me explicó que cada uno lleva su curva muy bien, que han pegado un estirón a lo largo y que eso también ralentiza un poco el engorde y que mientras entren en percentiles entre los 2 y los 3 años estamos tranquilos. Vamos que no me preocupe para nada por el peso si los niños comen de todo aunque sea poco y siguen tomando su medio litro o más de lácteo.

La niña pesa 8200, mi flaquito 8600 y mi gordito 9200gr. En altura los dos primeros 78 y mi gordito 79cm. Como no los pesaba desde los 12 meses yo pensaba que pesarían sobre los 12 kilos, jajajaja, me quedé a cuadros cuando me dijo esos pesos, pero debe ser la evolución normal y ya no engordan un kilo al mes como cuando eran canijos. Así que de momento yo estoy tranquila con el tema del peso y la comida. Además me leí recientemente el libro de Carlos Gonzalez sobre la alimentación que os recomiendo a todas las mamis con bebés.

Hoy tengo que llevarlos a vacunar porque el otro día estábamos con catarro y aunque no tenían fiebre prefirió esperar un poco, así que me voy corriendo al centro de salud que se me hace tarde!!

12 comentarios:

  1. Lo que peor llevo de que sean 2 es tener que depender de alguien! Hasta ahora siempre he ido acompañada al pediatra para agilizar el vestirlos, desvestirlos, calmarlos cuando lloran, pero hoy me voy a atrever a ir sola, a ver que tal me manejo!

    ResponderEliminar
  2. Lo que tienes que hacer es meterle un buen repaso. Si le hablas seria y con firmeza no te va a comer, ve con esa idea en la cabeza y que no te intimide. Esas contestaciones bordes, que se las ahorre, que vas a que te presten un servicio, no a que te traten como una alumna de primaria.
    Y si quiere que entren de uno en uno y no está tu marido, dile que te facilite a una persona capacitada para que te entretenga mientras a los otros dos.
    Yo es que me pillo cada rebote...

    ResponderEliminar
  3. :o me quedo de cuadritos con esa doctora... qué mal! que los obligues a comer.. terrible :/

    Mími solo tiene al doctor asignado en el hospital donde nació, nuestro médico de familia apenas la ha visto una sola vez por una fiebre y el tío me da mucha desconfianza..

    El doc del hospital también va al grano en las consultas, pero demuestra que sabe de lo que está hablando, y comparto contigo lo que me dijo sobre las comidas y el peso: No importa cuanto coman, lo importante es que coman variado y saludable, un poquito de una cosa y de otra. El peso, a partir del primer año, se espera que aumenten dos kilos por año.. osea, unos 170 gramos por mes?.. eso me dejó a mi súper tranquila, porque al igual que tu venía con el ritmo alucinante del primer año..

    Lo más importante es que estén creciendo, que todas las medidas suban en cada consulta, así sea un poco, nacieron prematuros! qué esperan? por supuesto que van a ir más despacio..

    Lo de dejar a dos afuera mientras revisa a uno.. wow.. qué médica tan compasiva!

    :/

    ResponderEliminar
  4. Qué tía más borde!!! De los otros ya hablaremos luego, ahora vamos a lo que vamos... Jajaja. Qué fuerte!!! Hay gente que no vale para trabajar con gente... Besotes.

    ResponderEliminar
  5. Ufffff...esos pediatras que tienen tan poquita empatía y tan poquita humanidad, qué mal me caen. Tú no te sientas chiquitita, que eres una madraza y lo estás haciendo fenomenal.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Dios mío, a esa mujer no la pondría yo ni a cuidar cactus, qué poca sensibilidad... Me alegro de que también tengas a la otra pediatra porque imagino que visitar a esta debe ser horrible, además lo ve todo muy negativo, sin duda me gusta mucho más la otra y te ha dado muy buen consejo.

    A mi madre siempre le decían que mientras yo comiera bien y no tuviera problema de salud no había problema en que estuviera baja de peso. El problema es que no comía bien y siempre tenía anemias jajaja. Ains mi pobre abuela! La recuerdo persiguiéndome con el plato de comida en la mano por todo el patio.

    Besotes!!!!!

    ResponderEliminar
  7. Cintia ¿no tienes posibilidad de cambiar de pediatra? en teoría se puede elegir médico y digo yo que si con esa individua no te va bien podrías cambiar ¿no?.
    Yo afortunadamente estoy supercontenta con el mío... y en el hospital no les hicieron seguimiento nada más que al año por no ser prematuros extremos asique me encanta mi pediatra, el hombre es un santo y la enfermera un encanto que te facilita todo la verdad.
    Hasta ahora siempre voy acompañada a las visitas, aunque al final lo haga yo todo me viene bien saber que tengo apoyo... jajaj...
    Y lo del peso y talla no le des importancia, cada niño tiene su rtimo...

    ResponderEliminar
  8. Como futura médico te digo que esa mujer no fue a clases de ética médica o se le olvidaron las lecciones por el camino... en fin, espero que al menos sea una buena profesional.
    Suerte con la vacuna, espero que no lloren mucho.
    Un beso enorme!!

    ResponderEliminar
  9. Espero que no te quede mucho tiempo con esta pediatra y que pronto puedas quedarte sólo con la de tu centro de salud, porque vaya "tipa"
    ¿Te acuerdas de la entrada que escribió Merengaza contándonos sobre la Perraca? jijiji, yo creo que esta es otra Perraca.
    Besos y espero que las vacunas les vayan bien.

    ResponderEliminar
  10. A nuestros trillis no les siguen en neonatos, supongo que porque nacieron bastante grandes (para ser trillis, claro: 2.1-2.4kg). Yo tambien estoy muy contenta con la pediatra, muy humana y animando mucho, diciendo que lo hacemos bien, dando animos. Un dia nos toco para 1 vacuna una enfermera histerica q se empeno q entraran los nenes de 1 en 1, pq si no podrian copiarse y llorar (yo no conocere mejor a mis ninos que ella?). Acabo mi marido dentro (no aguanto las agujas) y yo en el pasillo desvistiendoles. Me prometi q ningun dia mas le dejaba. Que borde y esta preocupada en exceso por la obesidad infantil (no les empapuceis decia, como si les dieramos panceta a todas horas, sin conocerles de nada, ni saber que comen). Se ve que a cada 1 le da por un tema.MJ+3

    ResponderEliminar
  11. Cada vez que leo entradas así de las blogueras españolas que sigo me pregunto, ¿qué pasa en el mundo que la salud está así? En Chile pasa lo mismo, por lo mismo ya no la llevo al consultorio ya que se supone que no es un favor que nos están haciendo sino que es un derecho. Y quienes ven a los niños para el control ni siquiera son doctores sino enfermeras y atienden como molestas y como que están haciéndonos un favor al ver a nuestros hijos, aparte de tratarte como ignorante. Yo no voy a aguantar malos tratos, así que prefiero quedarme solo con su pediatra particular.

    ResponderEliminar
  12. La verdad es que ultimamente dan demasiada importancia al peso. Si está delgado, porque está delgado y si es un niño un poco gordito enseguida quieren ponerlo a dieta.
    Yo en la última revisión se confundió la enfermera al marcar la curva y me insinuó que tenía que cuidar la alimentación. Ni se fijó en que el niño es fuerte, pero no tiene ni un michelín, ni una lorzita. En definitiva, no tiene grasa. NO te puedes guiar por las tablas, hay que mirar cada niño en concreto.
    Y con lo de la pediatra... uff que contarte. Yo estoy bastante enfadada. Ahora tengo una encantadora, pero hasta ahora también era bastante seca. Desde que empezaron a hablar, yo notaba que uno hablaba mucho menos. Le comenté un montón de veces y nada. Que tranquila, que no compare, que cada niño evoluciona de una forma... Fue cambiarme la pediatra y mandarlo a atención temprana. Resulta que no termina de oír bien por acumulación de moco y quizá tengan que operarle. Pero ahora ya es tarde para el programa de logopeda, porque ya han cumplido los 3 años. Así que si te parece que algo no va bien, no tengas miedo a ser pelma y exigir que le miren.

    ResponderEliminar

Gracias por comentar!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Suscríbete por correo electrónico