Sobre mi:

Soy mami de trillizos y otro más, tengo 37 años y soy musulmana hace 7 años. Soy patronista de profesión y me encanta crear cositas para los niños cuando tengo tiempo, me gusta cocinar, hacer manualidades y coser. Pero sobre todo soy madre de cuatro soles que me hacen aprender y descubrir cosas cada día.

Natural y eficaz, cosmética

Grupo de lactancia, blog

Para niños con bordados

Mis niños tienen 4 años

Seguidores

Archivo del blog

Top comentaristas

Conseguir este widget

Buscar este blog

Cargando...

Entradas populares

Páginas vistas en total


23
martes, 14 de febrero de 2012

Lecciones de vida 2: lo que aprendi de mi hospitalizacion

Como os he comentado muchas veces estube hospitalizada dos meses antes de dar a luz por una amenaza de parto prematuro. La mayoria del tiempo no podia ni moverme de la cama para ir al baño. Para mi ha sido durisimo pasar por esto, pero al mismo tiempo he aprendido mucho de ello.

Desde mi pequeña carcel de 0,80x2m (miden tanto las camas del hospital?) he tenido muchas compañeras de cuarto muchas parturientas, operadas de algun problema uterino, y algunas con riesgo de parto prematuro como yo. He aprendido muchas cosas sobre ellas y sus circustancias medicas, sobre partos, los he vivido en directo de todo tipo, sobre postoperatorios, y medicaciones, sobre maquinas de goteo, de ecografias, de cintos....Incluso habia auxiliares que no se atrevian a quitarme el gotero para cambiarme el camison y como cuando llamas a la enfermera tardan un rato, yo les explicaba como se hacia. Sali formada de mi curso intensivo como para quedarme alli trabajando, hasta me decian las enfermeras que me tendrian que meter en plantilla.

Tambien aprendi cosas que ni me imaginaba que me tocaria, como la utilizacion de una cuña, como se cambian las sabanas de una cama con una persona dentro o como funciona un mando a distancia para mover la cama.

Pero sobre todo aprendi sobre la paciencia, sobre la soledad, sobre soportar el dolor, la falta de intimidad y sobre la esperanza.

 Solo me faltaba marcar los dias en la pared con el cuchillo de la mantequilla porque los dias eran laaargos y los contaba no solo por la tortura de estar alli sino porque era un dia que habian ganado mis niños dentro de mi. Tenia contracciones a diario y muchas eran dolorosas y seguidas, tambien tenia muchos dolores en los brazos por las veces que me habian pinchado cada vena para ponerme la medicacion que me quemaba la piel y no aceptaba mucho tiempo en el mismo sitio (y me han quedado las marcas y todo). Sufri mucho con el estreñimiento, tenia que hacerlo en la cama con una compañera de cuarto, a veces pedir a las visitas de ella que si podian salir para hacer mis cosas, y a veces por verguenza me callaba y tenia horribles dolores por esto. Estuve sin lavarme el pelo un mes (y sin ducharme)! para lavarmelo estubo mi tia una hora desenredandomelo. Solo pensaba que era algo temporal, que era por mis niños, pensaba en la gente que tendria que pasar asi mucho tiempo postrada en una cama por una minusvalia o algo asi y me daba terrible pena, yo estaba sufriendo y eso que sabia que no seria mucho tiempo, no queria imaginar lo que sufriria una persona que no ve fin.

Cuando me trasladaron a Bilbao, lejos de mi gente, pase muchos dias sola. Valoro mucho el esfuerzo que hicieron quienes vinieron a verme, algunos que no me lo esperaba y me faltaron otros que si esperaba y no llegaron. Alli una visita, alguien conocido con quien hablar un rato era como un chorro de aire fresco en aquel caluroso septiembre lleno de contracciones y sofocos. Entre mi madre y mi marido se organizaban para que no me faltara visita ningun dia, pero como es logico tampoco pudieron cubrir todo el calendario tanto tiempo, sobre todo porque no tenian coche ninguno de los dos. Y el dia que no venia nadie no podia evitar la llorera (las hormonas digo yo) y la verguenza de que como no estoy sola para llorar te vienen todo el rato a ver que te pasa y hasta me mandaron un psicologo, jeje.

La comida era horrible y repetitiva, solo me alegraba los viernes que era el dia de bollo en el desayuno en vez de los paquetitos de galletas maria. Me traian cosas a escondidas (porquerias, jeje) y me quede con las ganas de pizza. Estube planeando con una compañera pedir una por telefono y que nos la colaran por la ventana (estabamos en el bajo), pero justo esa chica se puso de parto y se me fastidio el plan. Mi flaquito tiene una pizza enorme en una nalga, jajaja.

La parte bonita de todo aquello era la esperanza, como cada dia que pasaba tenia mas esperanza de que todo iba a salir bien, de que mis niños saldrian con suficiente fuerza para vivir y no para tirarlos a un cubo como me dijeron el primer dia que ingrese de 23+4 semanas. Segun pasaba las semanas y los veia cada dia en las ecografias era un poco mas feliz, me sentia un poco mejor por mis niños, con sus aumentos de peso, con sus cambios de postura, con sus bracitos o codos o lo que fuera que salian en mi tripa y se movian de un lado a otro como un aliencito, recuerdo especialmente como golpeaban los cintos cuando me los ponian, jeje, no les gustaban nada (ni a mi tampoco). No me ponian el cinto del latido porque al ser tres y aquello podria ser un concierto de timbales, pero como aprendi a manejar la maquina me cogia el aparato y me ponia a buscarles los corazoncitos. Como era la veterana de la planta me daban esas licencias.

 Asi que para mi ha sido como hacer la mili mas o menos. Un paso de transicion en el que sufres un encierro, horarios estrictos, rutinas, que aprendes muchas cosas, que tienes mil anecdotas, que pasas miedo, que echas de menos a los tuyos, que conoces gente muy intimamente y que  nunca volveras a ver y sobre todo que entras siendo una persona y sales siendo otra: te conviertes en madre y ya nunca volveras a ser la misma.

23 comentarios:

  1. Que entrada más emotiva. Me duele el corazón cuando pienso que no he ido a verte estando ingresada y haberte cuidado aunque fuera un poco, lo siento mucho amiga. Ha tenido que ser muy muy duro, y como te pudieron decir que los tirarían a un cubo?? esa persona que te lo dijo era humana?? Ya eras muy fuerte antes de pasar por esto pero ahora lo eres muchísimo más y valoras mucho más las cosas. Yo cuando salí del hospital echaba de menos la comida raro pero es que en el hospital que estuve estaba muy buena y había mucha variedad. Estas entradas me dejan tristona pero son parte de ti y a mi me sirve para aprender y ser más agradecida con Dios. Un beso muy fuerte!

    ResponderEliminar
  2. Lo bueno es que ahora, viéndolo en perspectiva, sabes que fue algo momentáneo y que te sirvió para tener contigo a tus bebés, así que hay que resumir la experiencia como positiva.
    Yo también he alucinado con lo del cubo ¿de verdad alguien tuvo la poca delicadeza de decirte algo así? Besos.

    ResponderEliminar
  3. No la verdad que no me lo dijeron asi textualmente, esa fue la imagen que yo me hice en aquel momento por un documental que vi sobre abortos que los tenian en unos cubos hasta que los tiraban y algunos estaban vivos durante un tiempo en el cubo, era horrible. Deonde del sitio tienen un protocolo de considerar un parto prematuro como tal o como aborto. la linea estaba en 24 semanas y yo no llegaba, asi que una enfermera que andaba por alli, cuando mi marido le pregunto si me harian una cesarea para sacar a los bebes le contesto muy mal con muy poco tacto: "¡Cesarea! Noo, tiene que echarlos ella que no son viables." Yo estaba delante y que vino esa imagen del cubo a la cabeza y me eche a llorar. Fue horrible.

    Yasmin si hombre vas a venir 600km embarazada como estabas para ver aquel horror y entrarte paranoias varias...en eso estaba pensando justamente. (notese ironia..)

    ResponderEliminar
  4. Uffff! Se me puso la piel de gallina!! Qué tiempos más duros!!! Sí, entiendo lo que sentiste, es muy duro pasar meses en cama. Algun día escribiré también un post sobre me reposo, que duró desde las semana 13 a la 30, en que naciron mis hijos.

    Somos unas ganadoras, y nuestros hijos muchísimo más que nosotras.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Qué duro todo lo que cuentas, yo me hubiera vuelto loca, tiene mucho mérito que lo llevaras con tantísima paciencia. Lo que le dijo la enfermera a tu marido y contigo delante es inhumano, ¿qué clase de persona puede expresarse así? Lo importante es que lo conseguiste y ahora tienes contigo esas tres preciosas criaturas. Estoy intentando ponerme al día con tu blog a toooodaaaa velocidad. Me encanta. Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Natalia, lo malo es que yo no me siento ganadora, lo pase tan mal cuando vi a mis niños en la incubadora...yo pensaba que con aquella barriga enoooorme serian mas grandes, que con todo lo que habia aguantado habrian crecido un monton y la imagen mental que tenia de ellos no esa esa. Y siempre me he sentido culpable por no haber aguantado un poco mas, un dia mas una semana mas, lo que fuera...me encontraba con todo el mundo llamandome campeona y yo sientiendome como si no lo hubiera dado todo...en fin supongo que es normal. Un besito y espero tu entrada.

    Unaterapeuta pues esta entrada justo es larguiiiiisima, ya tienes merito solo por leerte esta, jajaja. Un besito y bienvenida yo ando con el tuyo poco a poco poniendome al dia tambien, que es muy interesante.

    ResponderEliminar
  7. Que experiencia tan dura nos acabas de contar.
    Quizá mas dura aun que la lección del otro día, o seguramente son cosas que no se pueden comparar.
    Pues pido a Dios no verme jamas en una situación así. Y me alegro por vosotros, que ya lo pasasteis y salisteis adelante, gracias a Dios.
    Para mi seria imprescindible habitaciones individuales en todos los hospitales. No es un lujo, sino una necesidad.

    ResponderEliminar
  8. A mí los hospitales me dan ansiedad porque tengo muy malos recuerdos tras lo de mi padre. Las veces que he estado, aunque fuera en un box de urgencias, he sufrido ataques de ansiedad de forma inevitable. Odio los hospitales con toda mi alma.

    ResponderEliminar
  9. Cintia me has dejado sin palabras... que injusto y que cruel!!! La verdad es que desde que empecé a leer blgs de mamis he visto muchos casos de crueldad hospitalaria, personas con título (que no es lo mismo que profesionales) que no sienten empatía por nadie y es muy muy duro que los enfermos (sea cual sea el motivo) tengan que pasar por algo así.

    No te atormentes más, mira a los tres soles que tienes y felicítate por lo que hiciste, no todo el mundo es capaz de soportar lo que tú soportaste, por menos que eso, hay mujeres que con sindrome postparto que rechazan a sus hijos, así que levanta la cabeza de la pantalla y dales un achuchón a tus niños de mi parte que son unos campeones y siente el beso mío que te lleva el viento.

    ResponderEliminar
  10. No debes de sentirte culpable de ningún modo!! La vida de nuestros bebés nos llega cuando es el momento justo.
    Tu cuerpo y tu mente trabajaron muchísimo durante esa estancia en el hospital para protegerlos hasta que fue posible.
    Eres una gran madre y eso debes de tenerlo bien claro y en mente, una mamá feliz, fuerte, segura y orgullosa, le transmite eso a sus hijos, fortaleciéndolos durante su crecimiento.
    Te mando un gran abrazo!

    ResponderEliminar
  11. Maribel ya digo que es como la mili, que nadie quiere ri, porque es duro, pero te quedan muchas experiencias grabadas. Para mi esos dos meses fueron como un año entero y los recuerdo especialmente nitidos. Todo pasa porque Dios quiere y su motivo tendra que pasara aquello, asi que no me quejo. Mirando por el lado bueno estube dos meses sin cocinar, ni limpiar, durmiendo cuando me daba la gana, ...vamos de vagueo, cobrando por adelantado todo lo que no puedo descansar ahora, jejeje.

    Opiniones espero que no tengas que ingresar nunca en el hospital, pero cuando tengas a tu niña vestida de fuxia tendras que ir no? Por lo menos un par de dias, si Dios quiere.

    Gracias por tus palabras Merengaza, que buena eres. La verdad que si Dios me dio esa situacion es porque puedo con ella, no nos da un fardo que no podamos cargar y como soy una "vasca de la ostia" pues todo a lo grande! jajaja. ¿Que quieres hijos? pues toma tres! La verdad que miro a mis niños como estan sanitos riendo y persiguiendose y merece la pena cada minuto de hospital solo por eso.

    Ahh Lorena! No puedo evitarlo...se que nacieron cuando debian nacer, estaba escrito para ellos y para mi ese dia. Pero me siento mal por mis pensamientos ocultos en la ultima semana, mis deseos secretos de que aquello terminara, desde mi ignorancia pensaba que los niños ya habian pasado el peligro y por un lado egoista queria que nacieran ya. Y me arrepenti mucho de esas ideas cuando los vi en aquellas jaulas de cristal llenos de cables, mascaras y agujas en la piel...no olvidare esa imagen y esa sensacion nunca. Pero eso lo dejo para la leccion de vida que me dieron las incubadoras que os contare en otra entrada si Dios quiere.

    Gracias por tus palabras, ya sabras que todas las madres nos esforzamos al maximo pero siempre hay una parte de nosotras que duda si se pueden hacer mejor las cosas. UN abrazo para ti tambien.

    ResponderEliminar
  12. Te admiro, guapa... yo solo estuve ingresada 15 días con mis gemelas (10 antes y 5 después del parto) y ya me subía por las paredes... Te mereces un monumento.

    ResponderEliminar
  13. Conocía tu paso por el hospital pero con cada detalle que añades se me parte el alma, has pasado muchísimo!.

    Te diría que no te sientas culpable, que tú hiciste todo cuanto pudiste, y que fuiste muy muy fuerte y paciente, pero entiendo tu situación y estoy segura de que me sentiría igual, así que solo puedo pedir a Allah que te recompense por todo tu esfuerzo y paciencia, te lo mereces!

    ResponderEliminar
  14. ¿Que te los iban a tirar a la basura? ¿Te dijeron eso, ASÍ? ¿Pero qué clase de médicos te tocaron? ¡Qué brutos! Espero que fueran buenos, porque a mi no se me ocurriría en el futuro decirle eso a ninguno de mis pacientes...
    Estas situaciones siempre te cambian, y la verdad, como bien dijiste, sabías que era por tus niños y que saldrías de allí con ellos en los brazos, que no era el final de tu vida, sino el principio de tres vidas nuevas.
    Me alegro de que todo saliera bien.
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  15. Leyendote, veo la cara y la cruz de la realizad. Para mi el hospital es mi sitio, mi trabajo y mi vida y por supuesto el trato aunque no deba ae

    ResponderEliminar
  16. Ser así es distinto. A la ora de comer hay facilidades, sueles tener una habitación para ti sola... En fin algunas cosas.... Y respecto a los profesionales pues claro tb es distinto para mi y el ambiente tal, pero gusta escuchar estas cosas para ayudar a gente que pasa por lo mismo que tu de la mejor manera. Un besito

    ResponderEliminar
  17. Ains Cintia que angustia... tanto tiempo allí metida, pero bueno todo salió bien y tus niños aguantaron un poco más asique tienes que estar muy orgullosa de ese pequeño gran sacrificio.

    ResponderEliminar
  18. ¡Ay Cintia noi vuelvas a poner entradas así que me paso llorando un buen rato!¡Pobrecita mi niña!
    La verdad es que las madres sufrimos lo que no está escrito. Te entiendo perfectamente cuando dices que te sientes culpable, es inevitable pensarlo, aunque no sea cierto. Ayer mi niña se puso a llorar durante 4 horas sin desconsuelo y yo me sentía mal porque no sabía qué hacer...¡No nos queda nada...!
    Un beso desde el Mediterraneo :)

    ResponderEliminar
  19. Diagainz supongo que fue un cumulo de factores, que eran las 6 de la mañana y la enfermera de turno no estaba de buen humor, que mi marido es marroqui y yo llevo pañuelo por lo qu elo parezco, que llevo trillizos y solo oir la palabra les entra miedo, es como son super prematuro y encima son tres! Seran pequeajos! cuando mis niños en aquella semana llevaban un tamaño igualito al de un feto normal y unico. Y el ginecologo de turno que me estaba mirando con la eco mientras ocurria esto no tenia mucha idea, estubo muchiiiiisimo tiempo y hasta dijo, ¿pero seguro que son tres? pero bueno si los distingo hasta yo!! Creo que era la primera vez que hacia una eco a un embarazo de trillizos...

    Pero bueno tampoco me puedo quejar, porque gracias a Dios antes de tomar una decision asi lo consultan entre varios y justo hubo cambio de turno, vieron a los fetos sanitos y grandecitos y los que entraron decidieron luchar por ellos. Asi que despues de todo, he tenido mucha suerte.

    Alicia cariño no sabes las horas de lloros multiples que he pasado, los mios incluidos, jajaja. Porque llega un momento que yo lloraba con ellos...un beso para ti tambien.

    ResponderEliminar
  20. Ayyy Cintia, pero qué duro tuvo que ser, no me lo puedo ni llegar a imaginar. Seguro que te hiciste muchísimo más fuerte a partir de entonces, la vida nos hace fuertes y así quieres a tus tres preciosidades, lo hiciste todo, todo y más por ellos. Es duro lo que has contado pero al mismo tiempo precioso, muchas gracias por compartirlo. Un beso.

    ResponderEliminar
  21. Guapa... me he puesto al día con tus entradas, pero como no tengo mucho tiempo, te contesto en ésta que es la que más me ha gustado... es preciosa, y sobre todo, hace honor a su título, y es una auténtica lección de vida... he recordado esa cuenta atrás, en la que no estábamos deseando llegar al día D, sino todo lo contrario, alargarlo lo más posible... Yo tuve suerte, me levantaba todos los días a ducharme, darme cremas, comer, ir al baño, me ponía el monitor (el cinto del latido) yo sola en casa (como trabajé muchos años en gine, y teníamos uno de una consulta que cerramos) y me lo vigilaba yo misma si tenía contracciones. Vivía con mis padres y mi marido, mi hermana estaba en casa también después de una enfermedad de baja, mis primos venían a menudo... y sólo tuve que estar la última semana en el hospital. Aún y todo me sorprendo a veces pensando que me pasé más de dos meses prácticamente en la cama (desde la semana 22 hasta la 31+5), dentro de casa, saliendo sólo para las consultas del hospital, y sin embargo tan contenta y feliz porque eso significaba que todo iría mejor... Y es que creo que una madre es capaz de casi todo por sus niños. Fue una época de cambio, de rutinas aburridas, de malestar a veces, de dolores de espalda insufribles, de moverte tan torpemente que crees que nunca volverás a volver a andar normal, de miedo... de alegría, de ilusión y de esperanza! Y estas 3 últimas son las que más recuerdo. Gracias por esta entrada, que me hace recordar como hemos llegado a esto tan bonito, y que no cambiaría ni una sola cosa de lo que he pasado.

    Del resto de las entradas... qué te voy a decir! El bicarbonato, ojiplática yo también, los trabajos a medias, madre mía cómo das para todo, los horarios nuevos establecidos, pero qué tragones que son y qué gozada que todo vuelva a su orden y concierto, el miércoles mudo siempre me encanta... y ya no me acuerdo si he leído alguna más...

    Te hecho de menos, guapa, me encantaría tener más tiempo. Tenemos que quedar para charlar un día de estos... Por cierto, aún no le he dado el regalo a mi hermana, por eso no te he dicho nada... ya te contaré!!!!

    Un abrazo enorme!!!

    ResponderEliminar
  22. Ahinoaaaaaa, te echo de menos mil. Muchas veces me acuerdo de ti y pienso esto le interesaria a Ahinoa y no se si lo leera, pobre. Si quieres t ehago un resumen semanal de lo mas interesante y te lo mando, jejeje.

    Lo de tu hermana ya me acorde el otro dia, ya tiene que estar apuntito no? Ains que nervios! Tus niñas se lo van a rifar!! Jajaja. Ya me contaras y estare atenta a tu facebook a ver si poner algo. UN besito guapa y gracias por compartir tu embarazo. Creo que las que llevamos tantos niños dentro todas hemos tenido que pasarlas canutas en esos ultimos dias, me ha hecho gracia lode no volver a andar normal, yo lo pensaba de verdad, convencida! Me sentia como una ballena fuera del agua!

    ResponderEliminar
  23. Ja, ja, ja, qué gracia lo de la ballena! A mí me costó más de un mes volver a andar bien... entre la falta de musculatura por la cama, la espalda rectificada por el embarazo, la cesárea... no podía incorporarme del todo.

    Sí, hazme un resumen!!!!!!!!! Es que todos los días no me da tiempo a entrar, qué desastre... no pensaba que lo echaría tanto de menos, en serio... y que OS echaría tanto de menos... Sí, mi hermana está a puntito de caramelo, porque el miércoles sale de cuentas... pero no sé que me da, que como este finde vienen mis aitas a ver a las niñas, de los nervios de que no estén, se va a poner de parto y se van a tener que volver...

    Un besazo enooooorme! En serio, me encantó la entrada.

    ResponderEliminar

Gracias por comentar!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Ropa para musulmanas

Suscríbete por correo electrónico