Sobre mi:

Soy mami de trillizos y otro más, tengo 37 años y soy musulmana hace 7 años. Soy patronista de profesión y me encanta crear cositas para los niños cuando tengo tiempo, me gusta cocinar, hacer manualidades y coser. Pero sobre todo soy madre de cuatro soles que me hacen aprender y descubrir cosas cada día.

Natural y eficaz, cosmética

Grupo de lactancia, blog

Para niños con bordados

Mis niños tienen 4 años

Seguidores

Archivo del blog

Top comentaristas

Conseguir este widget

Buscar este blog

Cargando...

Entradas populares

Páginas vistas en total


24
lunes, 30 de abril de 2012

Lecciones de vida 3: nunca digas nunca


Esta entrada la tenía escrita antes del concurso y luego con lo que pasó en la propuesta 4, me dieron ganas de no publicarlo para evitar que alguien me atacara por mi religión, porque parece que moleste a algunas personas que haya encontrado la felicidad y la paz al hacerme musulmana. Pero luego he pensado que si alguien me falta el respeto lo borro y ya está, no merece ni mi réplica ni que le argumente nada, que es mi blog y no tengo que avergonzarme ni esconderme de lo que soy, porque no hago mal a nadie con esto, así que lo publico tal cual lo escribí en su día.

Hace como 5 años yo era otra persona diferente, por dentro y por fuera. Cosas que antes no me gustaban o incluso odiaba ahora forman parte de mi. Muchos "yo nunca..." se han vuelto en mi contra. Yo era una mujer  ultrafeminista, bastante radical con mis ideas, intolerante e inflexible, nómada, autosuficiente en todos los sentidos, sin ataduras ni compromisos, hoy aquí mañana allí,...

Era atea convencida de que las religiones eran un invento de unos gobernantes para intentar manejar y controlar a las masas en sociedades asalvajadas de hace cientos de años, pero que hoy en día no les encontraba sentido ni razón de ser. Pensaba que quienes las seguían eran algo cortos de entendimiento o incultos, carne de cañón de sectas, manipulables y en algunos casos desesperados por agarrarse a algo para poder soportar sus miseras vidas. Quien me iba a decir a mi que me haría musulmana poco después, que creería en Dios como si lo viera y le rezaría 5 veces al día, que pasaría un mes al año de ayuno voluntario por adoración, que me cubriría de la cabeza a los pies y que eso sería el principio del fin de aquella persona que había sido hasta entonces.  Si me lo llegan a decir primero no me lo creo y segundo me hubiera reído hasta dolerme los mofletes. Sin embargo ahora soy musulmana y estoy muy orgullosa de serlo, a pesar de que sé que mucha gente piensa como yo pensaba y lo noto en sus miradas por la calle y en sus comentarios. Pero también me he encontrado en el camino de mi nueva religión gente maravillosa e increíble, de la que he aprendido muchas lecciones de vida. Pero no quiero hablar mucho de mi religión precisamente porque sé lo que piensan muchos de los que no creen sobre los creyentes en general y de los musulmanes en particular, porque yo también he estado del otro lado (por así decirlo).Y de mi cambio de fe puedo decir que nunca digas nunca.

Yo hace unos años no entendía a las mujeres que eran amas de casa y ya está. Pensaba que eran unas vagas, sin carácter, sin aspiraciones ni metas en la vida, las veía como "putas de un sólo cliente", mantenidas que aguantaban lo que fuera para no tener que buscarse la vida. Me atrevo a confesar esto públicamente (aunque ahora me avergüence de ello) porque ya no soy así, y porque me he convertido en una de esas amas de casa que tanto rechazo me causaban. Y tengo que decir que me encanta ser ama de casa mucho más que trabajar fuera, que soy feliz y no sólo por mis hijos. Porque ahora creo que es una ocupación tan respetable como otra cualquiera. Yo nunca pensé que iba a ser feliz de que me mantendría mi marido y haríamos un gran equipo de esta forma, y aprendí que nunca puedes decir nunca.

Yo miraba por encima del hombro a la gente pudorosa. Pensaba que me había liberado de mis vergüenzas y tabús y estaba por encima de ellos. Era nudista y me gustaba desafiar y escandalizar a la gente. He tenido trabajos en los que me he desnudado sin pudor, como modelo, go-gó o performance. Ahora me cubro por mi religión y he encontrado el valor en ello. He descubierto que soy como una joya, como una perla dentro de su concha que no necesita exibirse para que le digan que es hermosa porque ya lo sabe. He aprendido a valorar mis encantos y a enseñárselos sólo a quien yo quiero porque para mi ahora son algo privado y no algo público al alcance de cualquiera. He pasado de enseñarlo todo a no enseñar nada, de pensar en esas pobres musulmanas que van cubiertas porque les obliga un hombre a ser una de ellas y descubrir el verdadero motivo y una vez más retumba en mi cabeza esa frase: nunca digas nunca.

Desde que soy madre muchas de las ideas que tenía de crianza se han ido esfumando por el camino. Muchas cosas que pensaba que haría no hago y muchas que pensaba que no haría las hago. Muchas veces criticaba a esas madres consentidoras que tienen a los niños "malcriados" y ahora me encuentro que me lo dicen a mi. Una vez más se me demuestra que hay que encontrarse en situación para poder hablar de las cosas y de las personas, porque no tienes ni idea de como reaccionarías tu en su pellejo. Porque jamás puedes imaginar lo que vas a sentir por un hijo hasta que lo tienes y nunca sabes de lo que eres capaz hasta que se te plantea el reto de hacerlo. Así que una vez más nunca digas nunca.

En muchas cosas he pasado de un extremo a otro, en otras no tanto. Me han dicho muchas veces el "quien te ha visto y quien te ve" y hasta me han llegado a decir si voy disfrazada. He cambiado mucho pero también en la forma de ver "el otro lado" de lo que yo creo. He pasado de despreciarlo a tolerarlo y respetarlo. Muchas veces porque yo formé parte de él en otro tiempo y otras veces porque he aprendido que nunca puedes decir de este agua no beberé. Que lo que hoy no te gusta te puede gustar mañana, que te puedes convertir en quien hoy te causa repulsa. La vida es larga y da muchas vueltas. Por esto creo tan importante no ser despectivo con otras formas de vida, de crianza, de lo que sea. Por eso creo que es muy importante la tolerancia hacia los demás. Por eso creo importante respetar todas las posturas y todas las formas de pensar. Por eso digo siempre "Nunca digas nunca!".

24 comentarios:

  1. Qué post tan sincero Cintia. La verdad es que a mí me sorprendió descubrir que eras musulmana porque me parecías muy "moderna", ya ves tú, qué prejuicio más tonto, como si las mujeres musulmanas no pudieran serlo. Me encantas cada día más, por tu profunda coherencia, por tu honestidad y porque me estás ayudando a abrir mi mente a un mundo que desconocía por completo. Gracias, gracias, gracias...
    Me pareces una mujer muy valiente y como bien dices hay que verse en la situación para hablar con conocimiento. La mayoría de las veces nos dedicamos a juzgar sin ninguna contemplación.Es increíble todo lo que estamos aprendiendo contigo.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  2. Hola!!
    Hace días que te leo, pero hasta ahora no he comentado porque quería ponerme al día de tu vida.
    Hoy es inevitable comentar, porque a mi, me has dado una lección de vida. Has sido muy valiente al dejar todo lo anterior y convertirte, sabiendo los prejuicios que tenemos en este país con la religión en general y con esa en concreto.
    Todos en algún momento de nuestra vida, nos hemos tenido que tragar nuestras palabras. Cuando decimos orgullosos, "yo nunca haría, yo nunca diría" y luego llega el momento que haces y dices.
    Admiro tu fuerza y tu valentía, de luchar contra todo y todos, de pelear para sacar adelante a tus tres fieras (de las que estoy enamorada, por cierto).
    Me alegro además de que haya alguna paisana más por la blogosfera, jajaj.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. No suelo meterme nunca ni en religión ni en política, pero voy ha hacer una pequeña excepción. Uno de los grandes problemas de las religiones o mejor dicho, de las personas que han practicado esa religión, es que no han sido tolerantes, cada uno ha querido imponer lo suyo o esa es la visión que se nos da. Yo conozco muy poquito de la religión musulmana, lo que me dieron cuando estudié y mayoritariamente desde un punto de vista de una serie de hechos históricos, así que lo que es doctrina como que practicamente nada. Cuando te leo pienso que en el fondo no son tan diferentes, somos personas, crecemos, evolucionamos, amamos, algunas somos madres, otras no, pero en el fondo creo todos queremos una cosa, vivir en paz. El problema radica entonces en las intolerancias y los extremismos. Cualquier tipo de extremismo tanto político como religioso (como en lo que sea) es peligroso y si se mezcla la política con la religión pues para mi modo de ver como que peor. Y porque digo que es peligroso, pues porque generalmente los extremismos lo que hacen es querer imponer su punto de vista a los demás y los que no lo compartan no son bienvenidos. Se que durante muchos siglos la iglesia católica no ha sido precisamente tolerante y ya no hablemos lo de confundir religión con poder territorial, aunque también ha habido algunos momentos y algunas situaciones en que esto no se daba y por un tiempo las ideologias convivieron en tolerancia, puede que sean los menos pero lo ha habido. El haber estudiado historia me ha dado que pensar que eso que hoy en día se le llama "memoria histórica", término que no acabo de compartir del todo, porque para tener memoria se ha de haber vivido y no todos los que reivindican esto lo han vivido (algunos sí, pero otros sólo son sus herederos), no se muy bien como se le tendría que denominar porque tampoco me lo había planteado.

    ResponderEliminar
  4. Pero no me desvio del tema. Creo que la historia debe conocerse pero no para recordar rencillas y perpetuarlas, sino para intentar solucionarlas y evitarlas; no para seguir viviendo en hechos pasados, sino para conseguir que de ellos saques una ensañanza y pueda crecer un futuro; no para que quede reflejado en libros, sino para que esos libros sirvan realmente para algo. La historia no es solo saber que fulanito hizo esto y en consecuencia ocurrió eso. La historia es saber que cuando se dan estas situaciones el ser humano puede reaccionar de esta forma y ver si se podría volver a dar y si lo que ocurrió fue deseable o no. La historia nos tiene que servir para aprender pero no batallitas y fechas, sino lecciones (y no me estoy refiriendo con ello a la lección de la revolución francesa). Y que tiene que ver todo este rollo con tú post, pues sencillamente, tú caso es un episodio de la historia pero a nivel individual. En tu caso has sacado un provecho de tu anterior historia, has aprendido a modificarla y porque la has querido modificar, pues esto es sólo cuestión tuya y personal. Tal vez para otro esta modificación no es válida, pero cada uno debe encargarse de su microhistoria y dejar tanquila la del vecino. Es una pena que las religiones y las políticas no sean más tolerantes y menos extremistas, si cada uno se preocupara más de revisar primero su microcosmos en vez de su macrocosmos y no querer imponerlo a los demás quizás no nos encontraríamos las posturas que yo veo muchas veces en la calle. Es cierto que aquí en el mundo occidental hay mucho racismo con referencia a la religión musulmana (y a las que aquí no son "tradicionales" en general), pero por desgracia una gran mayoría de los representantes de la religión musulmana que nos han llegado también tienen comportamientos xenofogos con sus paises anfitriones, y dudo mucho que este comportamiento pueda considerarse un claro exponente de lo que realmente dicen sus escrituras. No se si voy muy errada o no y espero no haber ofendido a nadie, pido disculpas por mi ignorancia en estos preceptos y espero no haber dicho ningún sacrilegio ni nada por el estilo, ya que este monologo sólo ha sido una humilde opinión. Que la paz sea con todos y que los manantiales vengan colmados de agua para que podemos saciar nuestra sed.

    ResponderEliminar
  5. El que no haya tenido que comerse alguna vez sus palabras, en un ámbito u otro, que tire la primera piedra.

    Admiro mucho la capacidad que has tenido de saber elegir una religión que te hace feliz, no porque te la hayan impuesto, sino porque tú lo has querido así.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  6. Raquel yo también lo desconocía, de hecho no sabía ni que no comieran cerdo, que suele ser de lo poco que se sabe. Y quizá el acercarme a estudiar la religión desde esa total ignorancia me hizo verla en su esencia, sin prejuicios porque no conocía a ningún musulmán de primera mano que me hubiera dado un mal ejemplo o mala impresión sobre el Islam. Pero como siempre digo cada uno con su religión y yo con la mía, ni juzgo a ningún musulman ni espero que me juzguen, si cometo pecados es una cosa mia con Dios y con nadie más y eso para todo el mundo.

    Os dejo un enlace a un blog que es muy interesante, de un chico vasco convertido como yo que ahora vive en los emiratos árabes. Escribió hace unos dias una entrada que se llama "la intolerancia es un signo de ignorancia" muy interesante y se refiere precisamente a los musulmanes. http://wwwislamgurea.blogspot.com.es/2012/04/la-intolerancia-es-un-signo-de.html
    en la entrada que ha puesto hoy cuenta el caso de varias chicas convertidas y los problemas que han setido de discriminación por esto.

    Trax, sabía que andabas por aquí porque te vi nueva en los seguidores. Yo hace tiempo que te leo desde el blog de mismellis y precisamente me he acordado de ti leyendo un librito sobre la perseverancia. Gracias por tus palabras y me alegro que como mínimo os haga pensar un poco en el tema. Porque para mi que la gente empezara a darse cuenta que somos personas individuales cada una con su vida, con su caracter y con sus valores e ideas sin meter a todo el mundo en el mismo saco sería una utopía del principio de un mundo mejor.

    Laura que te puedo decir que no haya hablado ya contigo en privado...Sólo aclararte que no son gran mayoría esas personas que se portan mal, que dan mal ejemplo y que son intolerantes y todo eso. Sino que a la gente sencilla, musulmanes tranquilos que hacen su vida y viven su religión desde otro prisma más profundo son los que pasan desapercividos, son los que no les oyes ni les ves, por eso parecen pocos pero son la verdadera gran mayoría, son gente generosa, humilde, con un gran corazón lleno de valores. Porque como decía maribel el otro día hay buena gente y mala gente en todas partes, y en todas las religiones, y yo creo que los malos siempre son los menos también en todas partes.

    Como me enrollo lo siento, esque este tema a veces me parece un poco injusto y podría estar hablando durante horas. Porque muchas veces me veo defendiendome y justificandome cuando no he hecho nada malo, porque yo no tengo que responder por nadie que no sea yo misma o mi familia. Porque no entiendo porque se me ataca con lo que ha hecho otra gente que lo único que tiene que ver conmigo es que dicen que son musulmanes. Es como si vas un día a otro pais y te ataca o te insulta o te recrimina un hombre por la calle porque en una ocasión un español le hizo algo y como tu eres española te ha tocao.

    ResponderEliminar
  7. Qué te voy a decir Cintia, tú ya lo has dicho todo.
    Tu historia es similar a la de casi todas nosotras, podría ser la mía también. Si yo me pusiera a escribir sobre mi proceso de cambio contaría cosas muy parecidas a las que tú has contado. En mi caso, ya han pasado 8 años y mi vida es plena ahora y con un sentido que no tenía antes.
    Muchos besos y que Allah te proteja siempre.

    ResponderEliminar
  8. Yo soy como eras tú antes, hace unos años que soy agnóstica (creo que ser ateo es algo diferente) y aunque hay cosas que no entiendo, intento respetar las creencias de los demás.
    Creo que la fe se tiene o no se tiene, y que la libertad de una persona termina donde empieza la de otra, por lo que mientras uno lleve sus creencias o no-creencias para sí mismo, está bien. Lo que falla es el desprecio a los que piensan diferente, las imposiciones y todas las barbaridades que se han cometido a lo largo de la historia.
    Hay muchas cosas que no comparto de tu punto de vista, el velo es una de ellas (además tengo una amiga musulmana no practicante que me ha contado muchas cosas de su país, auténticas burradas que dicen ser "en nombre de la religión" y que en realidad son cosas de políticos), y otra el hecho de ser ama de casa, pero es tu decisión y no se puede criticar el que una persona haya elegido su forma de vida, sea cual sea.
    Me gustaría expresarte mi opinión, pero daría para una entrada entera de mi blog y espero algún día hablar de esto... en realidad, voy a hacerlo ahora, si quieres pasarte y leerlo, eres bienvenida jajajaja (una vez dijiste que te molestaba lo de la verificación de palabras y creo que la tengo, pero igualmente me gustaría que lo leyeras y comentaras si quieres).
    Un beso enorme!!

    ResponderEliminar
  9. Bonita y emotiva entrada!!
    Es tu vida y tu experiencia y solo por eso es respetable. A mi me parece un acto de valentía en los tiempos que corren, defender así tu cambio de vida y tu religión y creencias.
    Para mi todas las personas son Iguales, tienen los mismos Derechos y son Libres para decidir como quieren Vivir.
    Si tu has encontrado la felicidad siendo musulmana eres una gran afortunada, pues la gente que te critica seguramente nunca consiga ser feliz. Disfruta de tu familia, de tu vida y sigue siendo así, pues no hay personas mas llena que la que confiesa ser FELIZ!!
    Por ultimo respecto a llevar o no pañuelo y ropas distintas, si a ti te gusta, te sientes cómoda, pues eso es lo que importa, al igual que a la que le gusta ir con un súper escote. Y ser ama de casa!! Ojalá muchas pudiésemos permititirnoslo y criar y educar y pasar los primeros años de vida con nuestros peques. Así es que si puedes eso que tu ganas y tus peques también.
    A si es que pasa olímpicamente de las miradas, criticas, risas o simplemente de cualquier comentario que te cuestione como persona, mama, mujer o musulmana pues mas importante que todo eso es ser FELIZ y tu lo eres!!

    ResponderEliminar
  10. Es que cada uno ha de hacer con su vida lo que le dé la gana, siguiendo la senda que le haga feliz. Lo triste sería renunciar a algo que te puede aportar cosas sólo por orgullo. Si no le causas daño a nadie, ¿porqué tienen que cuestionar lo que haces?
    No leí la polémica en una entrada anterior, voy a cotillear ahora.

    ResponderEliminar
  11. Yo pienso que cada cual debe hacer con su vida lo que le apetezca. Desafortunadamente los que critican siempre van a estar ahí, pero es una-o misma-o la/el que tiene que aprender a canalizar.
    Me alegro que hayas encontrado la paz y la vida que te hace sentir feliz. En eso consiste y no todo el mundo sabe encontrarlo.

    ResponderEliminar
  12. Una entrada preciosa y totalmente abierta, nos haces cada vez más conocer tu religión, yo estoy en contacto diario con musulmanes, en mi cole el 6o ó 70 % son niños árabes y como tú dices o Maribel, nada tiene que ver con la religión, hay madres y padres para todos los gustos y colores. No creo que por ser musulmana tengas que dar explicaciones a la gente, es que vivimos en una sociedad que el vicio principal es meterse en la vida de los demás y no en la nuestra propia. Me alegro de que seas feliz, eso es lo más importante, así que a disfrutar de nanicos y de marido. Besazos y tus entradas siempre dan que pensar.

    ResponderEliminar
  13. Me gustó mucho tu comentario, muchas gracias por pasarte, siempre hacen falta distintos puntos de vista para enriquecer las opiniones y creencias.
    Mi visión es complicada jajajaja y no pongo la mano en el fuego por nada, porque no sé cómo estaré en un futuro, así que sólo puedo hablarte de lo que siento ahora y si finalmente me diera una iluminación de fe o algo así y acabé en la iglesia mormona o quién sabe...
    La espiritualidad es algo muy complicado, pero las instituciones lo han jodido todo, y eso es lo que no me gusta.
    Un beso enorme!!!

    ResponderEliminar
  14. Cintia, como tú bien dices lo importante es que nos respetemos sin tener en cuenta colores, religiones o signos políticos.
    Ha sido una entrada tan sincera como bonita, me ha encantado leerte y sobre todo verte tan feliz.
    Sí, yo soy agnóstica, pero respeto todas las religiones siempre y cuando no me intenten convencer a mí de nada; si yo quiero buscar otro camino algún día lo buscaré, sin más.
    La religión es una pequeña parcela de nuestras vidas, que podemos compartir o no, ¡pero hay tantas cosas que tenemos semejantes! ¿Por qué fijarnos en las diferencias y no en las semejanzas?
    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Me siento muy identificada con tus palabras, mi problema es que no se expresarme tan bien como tú para que la gente logre entenderme. También es verdad que cada vez me molesta menos lo que piensen los demás, yo no hago daňo a nadie y estoy muy feliz con mi vida. Ojalá algún día nos entiendan y no nos miren raro aunque como una vez dijo un sabio musulmán siempre seremos unos "extraňos". Pero gracias a Dios también hay gente buena que nos respetan y que además se interesan por nuestra religión. Besitos

    ResponderEliminar
  16. Gracias Maribel entre nosotras sobran las palabras, ya llevas casi el doble que yo como musulmana y quizá tengas superadas muchas cosas que yo no tengo y tengas mayor templanza para llevar estos temas de discriminación. Me alegro mucho de haberte encontrado en mi camino, gracias a Dios, porque cada dia aprendo algo de ti, un beso y que Dios te bendiga.

    Carmelita que alegria verte por aqui!! ;) Gracias por tu respeto desde el primer día y por ser tan abierta, eres un solete. Un besito!!

    Eva llegas tarde porque lo borré, no me gustan los malos rollos por aquí, y menos precisamente en una entrada que va sobre el respeto, parece a propósito...

    Jirafa has dado en el clavo, creo que es algo que tengo que trabajar y empezar a canalizar estas cosas y dejar que me resvalen, y aplicar más el " al que no le guste que no mire" y el " a palabras necias oidos sordos". Me da mimedo también por mis hijos que tengan que vivir alguna situación desagradable cuando empiecen a ser conscientes y se sientan mal por este motivo, realmente eso me preocupa y por esto si saldría pitando de este pais.

    ResponderEliminar
  17. Montse dime de donde eres que me voy para alli! jajaja. La verdad que en mi barrio creo que también hay bastantes musulmanes aunque no tengo mucha relación con las madres de otros niños porque tenemos una barrera con el idioma. Y que razón tienes con lo del cotilleo, yo soy un mono de feria por la calle, entre los trillizos y que les parezco curiosa porque hablo tan bien el castellano me vuelven loca a preguntas.

    Diagainz ya te he dicho en tu entrada que me recuerdas a mi misma hace 10 años, jeje. Me pasó exactamente como a ti, después de la primera comunión fuí perdiendo interés segun iba encontrando contradicciones en la iglesia. Yo creo en la Biblia aunque creo que la iglesia la ha manipulado y cambiado en algunas cosas esenciales, por eso me fio más del Corán (que coincide en más del 80% con la Biblia) porque está intacto desde que se creó y porque no tenemos ningún intermediario con Dios. Es algo privado entre el musulmán y Dios y no necesito a nadie para rezar o que me absuelva de mis pecados ni nada de eso.

    Inma si te peudes creer que no tengo ni idea que significa agnóstica, se lo he leido a Diagainz también y no sé lo que es, lo confieso ahora lo miraré en el google. Que bonito eso de las diferencias y las cosas que tenemos en común, es muy cierto. Yo siento gran afinidad con muchas personas por diferentes motivos y la mayoría no son musulmanas.

    Yasmin es cierto que siempre seremos extraños incluso entre los musulmanes, porque hay tanta diversidad, porque somos individuos, porque con unos nos une una cosa y nos distingue otra y con otros otras distintas. Por eso es tan importante el respeto como nos contabas en tu propuesta, y yo creo que te expresas estupendamente ;)

    ResponderEliminar
  18. Jejeje vivo en Murcia y en la costa, la población árabe es grandísima, en mi cole se imparte hasta vuestra religión. Y te escribo para decirte que si te apetece tienes un regalico en mi espacio. Besico.

    ResponderEliminar
  19. Sabes Cintia desde que te leo me has parecido una persona coherente, pero siempre me ha dado la sensación que para llegar a tu yo actual has pasado por una gran transformación y me parece genial que hayas encontrado tu felicidad en algo diferente a lo que eras, porque la vida es eso ir dando tumbos encontrando lo que nos viene bien y lo que nos hace feliz.
    Para juzgar a las personas hay que conocerlas y yo no suelo dejarme llevar ni por el atuendo ni por las creencias y decir el típico "yo nunca" es tan humano como aprender a rectificar.... me ha encnatado la entrada nos ayuda a conocerte un poquito más...

    ResponderEliminar
  20. Ayer leí tu entrada, pero no pude comentar. No leí ese comentario que tuviste que borrar, pero espero que la persona que lo hiciera se lo piense mejor la próxima vez, y piense que habla de personas. No nos conocemos personalmente, pero en muchos aspectos, siento que te conozco muchísimo. Hemos charlado, me has ayudado en malos momentos cuando el aita estaba tan malito, me has contado tu experiencia, y me has hecho hasta sentir envidia por la paz que experimentas, por la tranquilidad que irradias. Cuando leo tu otro blog, muhcas veces hay cosas que me cuesta comprender, y ya sabes qeu te las pregunto sin tapujos, y nunca he sentido ni una mala palabra por tu parte, ni una mala contestación, sino todo lo contrario. Me has enseñado cómo es vuestra religión, definitivamente una gran desconocida para nosotros, pero sobre todo, me has enseñado a no prejuzgar, a tener la mente abierta, a ser tolerante y sobre todo, a ser RESPETUOSA. Ése "yo nunca" es humano. Ay, cuántas cosas que pensábamos que nunca (yo, por ejemplo, ser madre, y toma!) y es siempre... Me ha encantado este post, me ha hecho reflexionar, me ayuda a conocerte aún más, y a querer conocerte todavía más. Un abrazo enorme!!

    ResponderEliminar
  21. A mí me gustaría volver atrás en ocasiones para no juzgar a gente que ahora precisamente admiro.
    Nunca digas nunca

    ResponderEliminar
  22. Te sigo hace tiempo, me enganché a tu blog (y a tu vida) porque me parecias una persona interesante, agradable y "mu apañá"... Con el tiempo descubrí que eres musulmana desde hace poco y sinceramente, me picó un poquillo la curiosidad... Despues de esta entrada tan sincera, no se que decirte, te admiro profundamente, me encanta que te hayas abierto de esta manera para darnos a conocer un poquito tu religion y explicarnos tus porqués. Me alegra muchisimo que seas tan feliz y que vivas tu vida tal y como deseas sin importarte lo que puedan pensar los demas.... Hakuna Matata!

    ResponderEliminar
  23. Gracias a todas por el apoyo, merece la pena "salir del armario" y encontrar gente tan maravillosa como vosotras, que las otras son las menos. Gracias a las que me habéis dado apoyo también por email también, me ha sorprendido mucho vuestra reacción la verdad, sois un tesoro!

    ResponderEliminar
  24. ES MUY REFLEXIVO LO QUE ESCRIBES Y LA GENTE SE PODÍA METER SUS OPINIONES POR DONDE SEA Y ASÍ TODOS PODRÍAMOS SER NATURALES COMO LA VIDA MISMA . AL NACER VENIMOS SIN HIPOCRESÍA CON METAS QUE PERDEMOS POR EL CAMINO Y POR EL QUE DIRÁN YO QUIERO ENCONTRARME CON MI MISMA Y POR LA SOCIEDAD Y AVECES GENTE DE MI FAMILIA ME CUESTA AUNQUE AHORA QUE SOY MAMA ME ES MAS FÁCIL POR MI BEBE SOY MAS NATURAL PERDÓN POR LA CHAPA... FELIZ FINAL DE AÑO Y PROSPERO AÑO NUEVO

    ResponderEliminar

Gracias por comentar!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Ropa para musulmanas

Suscríbete por correo electrónico