Seguidores

Sobre mi:

Soy mami de trillizos y dos más, tengo 39 años. Soy patronista de profesión y me encanta crear cositas para los niños cuando tengo tiempo, me gusta cocinar, hacer manualidades y coser. Pero sobre todo soy madre de cinco soles que me hacen aprender y descubrir cosas cada día.

Grupo de lactancia, blog

Para niños con bordados

Archivo del blog

Entradas populares

Páginas vistas en total


24
viernes, 28 de septiembre de 2012

Las pataletas


Que os voy a contar yo de las pataletas con tres cachorros en edad de patalear... Pues que hay días que acabo loca de remate como podéis imaginar. Las pataletas en mi casa son casi constantes, si no es uno es otro pero casi todo el tiempo hay alguno chillando o llorando. EL principal detonante de las mismas son las peleas entre ellos por algún juguete o tontería cualquiera. Es decir que te has sentado ahi y quiero yo sentarme ahí, que quiero tu galleta y no la mía, que ahora quiero tu juguete porque me da la gana aunque lleves tu tan tranquilo jugando con él 10 minutos (o quizá por eso), ... Este es uno de los inconvenientes de tener tantos niños de la misma edad que se pelean por todo.

He leido mucho sobre las pataletas para encontrarme preparada para afrontarlas o incluso leí cómo prevenirlas. En mi cas esto es imposible. Igual puedes intentarlo con un sólo niño y hacer su entorno idilico para que nada le moleste para que no se enfade, pero en mi caso no está en mi mano porque aunque yo procure que los niños estén bien dormidos, comidos, que tengan su paseo diario, sus rutinas, etc.. el factor hermano-toca-mis-cosas no lo puedo controlar. Es verdad que un niño que no hadormido bien la siesta por ejemplo puede multiplicar el numero de pataletas por hora, incluso (como es el caso de mi Flaquito) puede convertir toda la tarde en una pataleta larga que va de un motivo a otro, o incluso motivos fantasma que no llegas a adivinar. Por ejemplo algo misterioso que hace es que cuando te pide una galleta no la quiere cuando se la das. Se enfada muchísimo y se tira al suelo a llorar. Vale, supones que no quiere la galleta por su reacción y que igual quiere otra cosa, error. Si la vuelves a guardar llora el doble, grita, chilla, hasta te pega o te muerde en la pierna. Le vuelves a ofrecer la galleta ante la segunda reacción, pero vuelve a hacer lo mismo de tirarse al suelo. Truco: o esperar a que se le pasa la primera reacción y ya calmado la coge y se va contento a comérsela, o en vez de dársela directamente la dejo al borde de la encimera un poco asomando para que la vea y él sólo la coge. ¿Es algo raro y sin sentido? Pues si pero así son los niños, la lógica para ellos todavía no es algo importante.

Mi Gordito es muy cabezota. Sus pataletas suelen ser sobre todo por este motivo. Se enfada sólo con cosas que no consigue hacer. Por ejemplo intenta pasar la moto entre los dos sofás y no entra porque no hay espacio suficiente entre estos. Él insiste un rato y ya se enfada y empieza a llorar. No le sirve que le cojas la moto la pases por encima al otro lado, la pataleta crece si haces esto. Lo que quiere es pasarla por ahi y hasta que no separas los sofás para que el niño pueda pasar con la moto no se calla. El problema viene cuando quiere un imposible (como intentar pasar la misma moto por debajo de una silla o intenta ponserse una zapatilla de su hermano que no le vale) que entonces la pataleta se convierte en drama universal y llora como si le hubiera pasado una tragedia apoyado en un cogín o en el sofá.

Tengo la gran fortuna que mi Manzanita no suele tener pataletas casi nunca. Ella es más de pucheritos como buena princesita, sobre todo si está su padre que la tiene super consentida y mimada. Le riño mucho a mi marido por esto, porque ahora hace gracia pero no sabemos como puede terminar. Por ejemplo si hace algo que no debe yo le riño. Si estoy sola con ellos lo deja y ya está, se va a otra cosa, es una niña muy flexible que siempre cede cuando le quitan un juguete o cosas así. Pero si está su padre delante le va con e cuento. Por ejemplo abre el cajón de las patatas y saca una. Le digo que la deje en su sitio y cierre el cajón. Normalmente me obedece pero si está su padre hace como que no me escucha. Se lo digo en un tono más tajante "Manzanita! Te he dicho que dejes eso!" pues ya va donde su padre con pucheros diciendo entre sollozos "máma! máma!" y señalándome. A su padre esto le hace gracia y me riñe como en broma, y la niña me mira triunfal como diciendo "hombre! para que aprendas!". La verdad que es gracioso pero creo que es también peligroso. Porque ahora es chiquitina y graciosa y te la comerías con cada cosa que hace pero cuando sea más mayor esto se puede convertir en rebeldía o faltas de respeto, no sé, creo que mi marido no debería apoyarla cuando hace estas cosas.

Estos son los distintos tipos de rabietas que tengo en casa de lo más variado. Cada uno en su estilo para que no nos aburramos. Esta claro que no todo iba a ser abracitos, besitos y risas. Con tres bebés lo bueno se multiplica pero lo malo también. Espero que pase pronto esta etapa de rabietas y se pueda razonar con ellos un poco más poco a poco.

24 comentarios:

  1. No puedes estar todo el día evitando las pataletas intentando dar un entorno idílico al bebé para que no se enfade por nada porque no aprende a fustrarse. Y es necesario que los niños aprendan esto, pues hay cosas que no se pueden hacer (como pasar la moto debajo de la silla) y que aprendan, poco a poco, a controlar por sí mismos ese enfado que sienten cuando les ocurre eso. Es bueno explicarles eso no se puede hacer por tal o por cual causa, y dejarles si se enfadan, no intentar convencerles (porque es imposible).
    Mucha paciencia (para tí, multiplicada por tres) y ya se les irá pasando, cuando crezcan.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  2. Jajajaj, que diver ver que llueve en casa de todos!

    ResponderEliminar
  3. Hola Cintia, vamos por partes, como estoy en el trabajo y tengo que salir dentro de un rato ahora te comento un trozo de tu post y dentro de un rato te comento el resto.

    Los peques a la edad que tienen los tuyos ya quieren empezar a experimentar por ellos mismos y no les va que su mamá les de las cosas hechas. Empiezan a sentirme muy autónomos y más mayores, ya son conscientes de ello y se lo quieren demostrar a ellos mismos en muchas ocasiones. Empiezan a formar su caracter y su independencia, son unos exploradores en potencia. El problema es que pese a su deseo de experimentar, aun no dominan todas las "tecnicas" ni las leyes de la física que les rodea. También tienen en contra que muchas veces no saben expresarse o no les acabamos de entender, porque estan ansiosos o nerviosos y no lo dicen bien, porque nosotras estamos con otra cosa y nos han pillado en el pero momento... entonces los niños pueden superarlo o bien pueden tener unas pequeñas frustraciones pero sin expresarla. Estas pequeñas frustraciones se van acumulando, cuando esto ocurre puede pasar que ese día no pase nada raro para ellos y tengais un día tranquilo, pero posiblemente al día siguiente o esa semana ocurra algo inocente, como lo de la galleta y de golpe te monte un numerito sin tú saber de donde viene.

    Lo de la galleta es más común de lo que crees. Ellos te piden una galleta, pero ya no son los niños pequeños a los que hay que darsela. Bueno, hay que darsela porque no llegan, pero ellos quieren cogerla, así que si se la das pataleta porque ellos no la han cogido. Tú te crees que no la quieren y se la quita. Consecuencia, mamá no sólo no me la deja coger sino que además luego me la quita. Pataleta más gorda. La solución podría ser coger el bote o la bolsa, abrirlo a su altura y que ellos cojan la galleta, o bien lo que haces, dejarla en el borde de la mesa y cuando te digan y la galleta, les dices que está allí para que la cojan, o bien discretamente él la cogera.

    Puede que pronto te encuentres con que ellos quieren coger el vaso, ponerse su leche, poner su cacao y remover ellos sólos. Su frase favorita posiblemente sea algo parecido a tú no, yo sí, o bien mamá no, Flaquito.

    Verás como ahora poco a poco vas a tener que tener en cuenta más sus opiniones y darles más libertad en todo aquello que no suponga un peligro para ellos, claro. Puede que no quieran una camiseta, entonces abreles el cajon de las camisetas de manga larga y que ellos elijan. Que la combinación de colorines no es la adequada, pues que no miren. También puedes afrecerles varias prendas que tú consideres adecuadas y que ellos elijan de uno en uno, sin interferir, no los tres a la ves. Esto te va a suponer mucho más esfuerzo, cansancio y tiempo, sobre todo con tres. Pero conseguiras que ellos se sientan más seguros, más participes, su autoestima tan necesaria en esta etapa lo agradecerá e irán aprendiendo poco a poco a tomar decisiones. Tú por si acaso, ten a mano el paracetamol que lo necesitarás en más de una ocasión.

    Ahora tengo que dejarte y luego te comento de tu Gordito y de Manzanita, que lo de la nena tendriais que coordinaros tú marido y tú, no me gusta nada a la larga os puede pasar factura la gracia. Ahora vuelvo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué interesante me ha parecido toda tu respuesta. Me lo apunto.
      Espero la segunda parte!!!

      Eliminar
  4. Buff, no sabes cómo te entiendo, en mi casa eso es constante y si no son rabietas son peleas porque los tres queremos el mismo juguete, o sentarnos en el mismo sitio o todo igual.

    Pero en mi caso, la que más rabietas tiene es la nena, pero ya sé que la dejo que se quede tirada en el suelo, y poco a poco se va acercando a donde estamos nosotros hasta que se levanta tan feliz y viene a jugar / merendar / lo que sea tan campante, como si no hubiera pasado nada hace unos minutos.

    Las rabietas de mis niños son diferentes, se enfurruñan, gritan, se tiran al suelo, pero les dura menos, no sé es más como un pronto. No sé si me he explicado bien.

    B., es rencoroso y vengativo, como le hagan algo, la guarda un buen rato y al final, acaba zurrando al otro. Estoy todo el día encima que no se pega, que no se muerde, pero aún no le tenemos controlado, y me tiene frita. A., el pobre, siempre acaba llevándose alguna porque enseguida se le olvida y vuelve donde su hermano, al que no se le ha olvidado y ¡zas! ya la tenemos montada...

    Ya sabes, el pan nuestro de cada día, con tanto niño...


    ResponderEliminar
  5. Tres niños con pataletas, cada uno por una causa, cada uno con su carácter... buf, ármate de paciencia! en tu casa la diversión está garantizada!
    Un besito.

    ResponderEliminar
  6. Pues te digo lo mismo que Laura... vaya parece que ella se me ha adelantado en todo lo que te iba a decir jajaja...
    Las rabietas son normales ahora tienen esa edad en la que reclaman independencia y en la que se está forman su "yo" y por ello quieren hacerlo todo solos y tienen menor tendencia a la frustración que por ejemplo un adulto, por eso tu gordito se cabrea si no pasa la moto por los sofás...
    Lo de Manzanita lo veo "peligroso" ahora os hace gracia pero en poco tiempo ella acudirá a su padre porque sabe que de él puede lograr lo que quiera y tú te convertirás en la mala malísima...
    Tal y como dice Laura ahora debes promover más su autonomía, lo de dejarle coger a él la galleta es una buena idea o empezar a dejarles que hagan por si mismos todo aquello que sea posible.
    Yo por ejemplo los voy dejando que se desnuden para bañarse y es algo que les encanta...
    En fín empezamos una etapa superdifícil y más aún con múltiples, pero hay que tener paciencia.
    Repollete es más flexible aunque sus rabietas pueden durar fácilmente una hora... pero Princesita es como una tormenta apunto de desencadenarse... he optado por llevarla a su habitación cada vez que entra en modo posesión diabólica, la dejo allí y le repito que cuando se calme puede venir a jugar con nosotros, ella lo que hace es irse calmando a medida que llega al salón y cuando entra ya llega contenta, la felicito por estar conetenta y haberse calmado y luego a jugar como si nada.
    También debes tener en cuenta que ahora están en un momento en el que intentan expresarse y no les entendemos porque no tienen el lenguaje adecuado y eso les frustra bastante... sería un poco como si tu marido te hablara todo el día en árabe sin tener en cuenta que tú no te enteras de la mitad jajaja... imaginate como te sentirías...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como se nota la experiencia en las mamás de niños más mayores. Muchas gracias.

      Eliminar
  7. Tengo problemas para contestar un texto largo con el servidor del trabajo. Esta tarde te comento lo de Gordito y Mazanita. Ciao.
    Laura

    ResponderEliminar
  8. Madre mía, si solo tengo uno y cuando tiene una rabieta es un horror, no me imagino tres y cada uno con su carácter...que supermami!!

    ResponderEliminar
  9. nosotros también andamos a ratos con pataletas, pero tremendas, eh! lo que más me asusta es la reacción que tiene Miguel, arremete a cabezazos contra el suelo, se araña la cara, pero así sin más, va a cumplir 22 meses a principios de octubre y estoy alucinando en colorines, Raquel era más de gritos, pataleos, lloreras... mucha paciencia, antes de que te des cuenta se habrá pasado esta etapa de rabietas,... ánimo, preciosa, buen fin de semana a todas y pasado por agua, aquí nos hace mucha falta, aunque como siga así, me alquilo una lancha, no hay término medio...

    ResponderEliminar
  10. Uf esas edades son super peligrosas para nosotras estamos en o nos volvemos locas o ya lo estamos jejeje. Paciencia cariño, lo da la edad y las distintas etapas. Yo no he tenido pataletas de ese tipo pero si de gritar mucho cuando esta muerto de sueño y no quiere dormir o no logra hacer algo por el mismo, si eso no le sale monta una aunque ahora con 4 años y medio lo toma de distinta forma y dialoga más.Ya hemos pasado esas etapas,jejeje luego viene la preadolescencia jejejeje besote corazón

    ResponderEliminar
  11. Hasta la preadolescencia, que comenta Carol, también hay otras etapas que... uffff....
    Poco más te puedo decir de lo que ya te han dicho, lo único comentarte que intentéis cambiar el tema de la niña, que lo que ahora es gracioso después puede ser un problema si la nena te toma como "la mala de la película", pero no te preocupes mucho tampoco, es sólo cuestión de hablarlo con tu marido y poneros de acuerdo.
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Desde luego tú de aburrirte nada... jajaja. Lo que pasa con tu nena y tu maridín me pasaba a mí con mis padres, mi abuela siempre me decía que yo era de "arrimarme al sol que más calienta" porque buscaba mucho a mi padre o a mis abuelos, que ellos me defendían.

    Creo que el mayor problema que le dio esto a mi madre es que luego sus castigos no tenían efecto, porque sabía que luego iba a estar ahí mi padre o mis abuelos para defenderme, entonces los castigos me importaban poco y ella se cabreaba muchísimo. Precisamente el otro día comentaba que incluso llegó a castigarme encerrada en mi habitación toda la tarde, sin cables para el pc ni nada con lo que entretenerme. ¿Qué hacía yo?: No pasa nada, me echo una siesta y listo jajaja.

    ResponderEliminar
  13. Hola, ya estoy aquí.

    Bueno, tu Flaquito ya ves lo que te aconsejo, pero además una cosa muy importante si podemos es intentar adelantarnos a la pataleta. Si sabemos que a una hora pide siempre la galleta, se la podemos poner ya a mano antes y que él se sirva, por ejemplo, o directamente ofrecérsela nosotros antes. Si sabes que cuando vas al super te van a pedir algo, pues toma tú algo antes, la decisión ha sido tuya, no de ellos y luego como están entretenidos con eso se olvidarán de lo que provoca la pataleta. No siempre es fácil hacerlo, pero sí que ayuda a evitar un cierto número de ellas.

    El Gordito, pues un poco más de lo que te decía antes, quieren hacer las cosas ellos y además es cierto que muchas veces son unos cabezotas. Si te puedes adelantar, tipo ves que va hacia la silla y la quitas como si cogieras alguna pelusilla del suelo y que él pase por allí sería una solución. Pero no son tontos y eso no siempre funciona o nosotros no nos damos cuenta a tiempo. Puede que lo que quiera es pasar por debajo como si fuera un túnel, pero como no tienen eso del sentido espacial demasiado fino, pues no ven que el coche no pasa y se empeñan en ello. En estos casos intento explicarles lo que pasa. Posiblemente en ese momento esté frustrado y antes tengas que consolarlo, cuando se haya calmado puedes ir preguntándole que ha pasado, si quería pasar por debajo dile que la moto y el nene no caben, pero que con dos sillas, una toalla o mejor que no pesa tanto, un trozo de tela finita que seguro tendrás alguna por casa y unas pinzas de ropa podéis hacer un túnel para que Gordito pase con su moto. No siempre te saldrá bien la jugada, pero es un recurso. Como te he dicho hay que adelantarse, lo de mover el sofá está bien, más adelante puedes enseñarle a moverlo un poco él, pero después tiene que aprender también que se tiene que dejar como estaba. Plantéaselo en plan juego, la boca del túnel se abreeee y luego se cierra para esperar al siguiente vehículo.

    Mientras ellos no se puedan hacer daño hay que darles ciertas responsabilidades, hay que preguntarles y escucharles mucho y no siempre te enteras de que es lo que ha pasado o ha provocado la rabieta en ese momento.

    Continuo con la nena

    ResponderEliminar
  14. Vamos ahora con la nena. Yo es que lo de los pucheritos nunca lo he consentido. El peque lo intenta a veces y siempre le digo que así no va a conseguir nada de mamá, que quiero que se porte como un nene no como un bebé. Ahora que mi peque es un añito más mayor que los tuyos y eso se nota y puedo planteárselo así, no se si con los tuyos te será tan fácil pero te falta poco. Hace un año cuando hacia una rabieta de esas de numerito en el suelo o pucherito, pues no le hacia caso vigilando que no se hiciera daño y cuando veía que mamá pasaba de él se le pasaba pronto. Cuesta hacerlo pero suele funcionar. Las cosas se consiguen pidiéndolas o ganándolas, no portándose mal. El portarse mal no tiene recompensas.

    Lo que no me ha gustado y tendríais que poneros de acuerdo tu marido y tú es lo siguiente. Siempre te he dicho que los peques son más listos de lo que creemos, y tú siempre has dicho que tú Manzanita es el ojito de papá que hace lo que ella quiere y se le cae la babita con su nena. Te aseguro que la niña lo sabe y mucho. Como te he dicho los niños empiezan a formar ahora su personalidad, por eso todos estos numeritos de autoidentificación. Hay muchos niños que juegan a eso de que si mamá me dice que no pues se lo pido a papá y como él me deja pues yo obedezco a papá. Resultado, mamá cabreada, niño consentido y posible bronca entre los padres. También puede pasar el caso contrario, pero ahora lo explico así para no estar siempre poniendo padre/madre.
    Una cosa es seguirle un poco la broma o reírsela, pero otra es que los mismos padres no estén coordinados o se quiten autoridad unos a otros delante del peque. Si eso pasa y el nene es consciente, se puede convertir en un manipulador o manipuladora nata. La hermana de mi pareja es en este sentido como tú Manzanita, aún ahora y creo que está a punto de cumplir los 29 si no recuerdo mal, muchas veces recurre a los pucheritos. Su madre me decía que eso ya le venía de pequeña y que hacia mucha gracia. En casa, ahora, se lo consienten por eso de que ella es así. Pero conmigo ha chocado unas cuantas veces, porque si no se lo consiento a mis hijos, menos voy ha hacerlo con una mujer de esa edad, así que a mí no me vengan con esas tretas, lo siento.

    continua con la última parte.


    ResponderEliminar
  15. Hace años conocí a un matrimonio que tenían un hijo, desde pequeño el padre le dejaba hacer lo que quería, si la madre lo reñía el padre luego reñía a la madre. El niño lo sabía y muchas veces amenazaba a la madre con que cuando viniera papá se lo contaría y él luego pasaría cuentas con ella. El padre llegaba y el niño iba llorando y contando que mamá mala, me ha reñido o pegado en el culete y luego el matrimonio tenía una de órdago. Yo personalmente consideraba a ese crio bastante repelente y no lo tragaba. Una tarde lo dejaron a cargo de la abuela paterna, la madre del papá, una viejecita bastante mayor, con una joroba muy pronunciada que le impedía muchos movimientos y con gafas. Cuando sus padres volvieron se encontraron a la abuela atada a una silla con cuerdas en el comedor, las gafas rotas en el suelo porque el niño le había pegado un bofetón porque ella chillaba pidiendo ayuda, le había dado un golpe en el ojo y luego le había pisado las gafas como reprimenda por los gritos. Las sogas de las manos le hicieron unas llagas que tuvo que ir a curas unas semanas. Creerás que cuando la madre fue a reñirle no le dejaron. Creerás que el padre y la abuela lo justificaban con que esto son formas de jugar del niño y no pasa nada. Creerás que luego el niño le oí en más de una vez delante de los padres amenazar a la abuela como a la madre con que le volvería a pegar en las gafas o que se lo diría a papá y él la regañaría a ella y no pasaba nada.

    Este es quizás uno de los casos extremos con los que me he encontrado, pero si todo se consiente y no se respeta la figura de la madre o del padre puedes encontrarte con pequeños dictadores que llegan a estos extremos.

    Tengo pensado hacer unos posts que traten de temas de esta índole y otros más, pero estos días no he tenido mucho tiempo y para hacer un churro prefiero publicar dentro de unas semanas y contaros algo más liviano de momento, pero prometo que estoy en ello y cuando pueda tengo algunas cosas pendientes que comentar.

    Habla con tú marido, seguro que lo entiende. Se me ocurre que sí él le hace ilusión reírle y seguirle la broma a la nena lo puede hacer, pero que después de haber "reñido" a mamá le explique a Manzanita que ya han hecho la broma que eso era un juego y que ahora tiene que obedecer a mamá porque mamá tiene razón en ello. Yo personalmente preferiría que en estos casos el padre no le siguiera la broma, pero si no puede evitarlo, que al menos luego le ponga las cosas en su sitio y te restablezca a tí tu autoridad de madre. Los niños se tiene que educar cuando son pequeños cuando tienen quince o dieciocho años y te sacan dos palmos, no se pueden poner de golpe todas estas reglas entonces, hay que delimitarlas por su bien cuando aún nos escuchan y están formando su personalidad. No sólo por el bien de la familia, sino también por el bien de los niños para que cuando sean mayores sean unos seres sociables aceptados por todos y no unos maleducados que nadie quiere saber nada de ellos.

    Venga cariño te dejo que no puedo tomarme más tiempo, ciao y suerte con tú prole, aquí nos tienes para lo que necesites. Besos

    Laura

    ResponderEliminar
  16. Sorry por el rollo que os he soltado, pero espero que te sirva de algo con los peques o a quines puedan encontarse con algo similar. Besos.

    Laura

    ResponderEliminar
  17. En casa lo que sucede durante las rabietas (las cuales son constantes a los casi 2 años de la niña)es lo siguiente:
    - se le "intenta explicar" que no debe enojarse, que en ese momento NO se puede hacer lo que ella quiere ya...
    - si patalea, grita, muerde, etc. se le retira del lugar a un cuarto aparte, o fuera de la tienda o lejos de otros familiares (para calmarla).
    - se le dice seriamente NO (para que aprenda sobre los límites).
    - si se tira al piso a llorar, etc. la dejamos ahí para que se canse (para no fomentar un mal comportamiento, cumpliendo su capricho) y ya un poco mas calmada le volvemos a explicar y le damos un gran abrazo.

    *Hay métodos que recomiendan a esta edad el pedirles quedarse en una esquina solamente 1 minuto, para que aprendan el concepto de "castigo" y las "consecuencias" del mal comportamiento.

    Los niños al entrar a esta etapa de crecimiento, necesitan aprender a controlar sus frustraciones, enojos y sentimientos.
    Debemos comenzar a establecer "límites" y nuestra "autoridad".

    JAMAS usando el maltrato físico o verbal.

    Es sumamente difícil, el controlar a 3 peques que están en la misma etapa. Los 2 años son famosos por ser la edad de las rabietas.

    Paciencia, mucha mucha mucha paciencia!!!!!

    Y dile a tu esposo que debe apoyarte y respetar las indicaciones que le des a manzanita, porque eso puede confundir a la niña y en un futuro retar tu autoridad en casa.

    Suerte y ánimo que acá te apoyamos virtualmente!!!!

    Abrazos,
    Lorena

    ResponderEliminar
  18. Contigo hasta las pataletas parecen algo divertido, cómo me gusta leerte!!!

    Nosotros la verdad qeu no solemos tener. Hay una que sí, si tengo que despertarles de la siesta porque ya llevan 3 horas... entonces sé que alguna se va a levantar con mal pie. Pero si no, en general, hay algún llanto por algún "me has quitado el juguete" pero en seguida encuentran otro...

    Espero que sigan así, aunque reconozco que a mí cuando hay pataleta, me da risa... N. por ejemplo, se me pone mirando a la pared, en plan no te quiero ni ver, y si no le hago caso, se calla y me mira. En cuanto le vuelvo a preguntar algo, vuelta a la pared ya dormir, qué tía!!

    Un besazo!!

    ResponderEliminar
  19. Que también me has hecho reir, como te decía PDT! Gracias a Dios, aunque cada una de las cosas que describes nos ha pasado en alguna ocasión, son muy poquitos los días en que las tenga de corrido, tienen que estar enfermitos o extremadamente cansados y quererme todo el tiempo al lado cosa que no se puede si los tres lo reclaman. De otro modo, suelen ser muy tranquilos, cosa que agradezco profundamente. Admiro tu paciencia y tu carácter, yo creo que tendría ganas de salir corriendo más de una vez! Besos para ti guapa!

    ResponderEliminar
  20. Mi peque ha tenido alguna esporádica de tirarse al suelo y llorar a grito pelao, y me da mucha penita pero se que es parte de su desarrollo, al le pasa como ha gordito si no le salen las cosas como el quiere se cabrea jaja, y a veces si le digo algo para calmarlo aún se pone peor jajaja espero que no tengamos muchas seguidas y sepa tomármelo también como tú. Besitos guapa!

    ResponderEliminar
  21. Yo a Alejandro, cuando tenía pataletas, lo imitaba para que se sintiera ridículo, y lo que hacía era cabrearse más xDDD
    ¡Qué tiempos!

    ResponderEliminar
  22. Qué paciencia tienes, Cintia. Yo ya hubiese terminado loca. Más loca, quiero decir, jajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar

Gracias por comentar!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Suscríbete por correo electrónico