Sobre mi:

Soy mami de trillizos y otro más, tengo 37 años y soy musulmana hace 7 años. Soy patronista de profesión y me encanta crear cositas para los niños cuando tengo tiempo, me gusta cocinar, hacer manualidades y coser. Pero sobre todo soy madre de cuatro soles que me hacen aprender y descubrir cosas cada día.

Natural y eficaz, cosmética

Grupo de lactancia, blog

Para niños con bordados

Mis niños tienen 4 años

Seguidores

Top comentaristas

Conseguir este widget

Buscar este blog

Cargando...

Entradas populares

Páginas vistas en total


14
domingo, 9 de septiembre de 2012

Historias de una boda









Bueno sólo os puedo enseñar de momento el regalo y encima no tengo foto del regalo envuelto porque con la prisa no le saqué. La cesta tenía la cajita fuxia con unas bombas de baño y unos jabones artesanos de jabón y compañía, dos cajitas rosa clarito con tonterías (un picardías, una tanga, aceite de masaje,...), las dos cajitas de pasteles y galletas, una piruleta con el nombre de los  novios, y la maceta de chuches. Vamos casi todo para engordar a la novia, que está demasiado delgada y guapa, jajaja.

Y no os enseño foto de los guapos que íbamos porque me dejé la cámara en casa, a ver si sube mi hermana alguna al facebook y las rescato de ahí, si Dios quiere.

En cuanto a anécdotas, pues fue un poco rollo en general, jeje, hasta el punto que si lo se no voy. Fuimos pronto a todo correr, no se por que (mi hermana que estaba nerviosa). La furgoneta no arrancaba (Dios sabía que no teníamos que ir...), pasamos a todo correr las sillas de los niños al minicoche de mi hermana (que parece un coche de juguete), no cabían las tres atrás evidentemente y pusimos una alante y dos atrás. A duras penas metí mi pompis entre las dos sillas y "pal" pueblo.

La boda es en mi pueblo de toda la vida, pequeño de unos 100 habitantes, que me conocen todos desde que era un renacuajo. Y claro las miradas atónitas al pasar yo con mi atuendo y mis trillis eran para sacarles fotos a ellos. Yo saludaba a todo el mundo con el que cruzaba la mirada (pocos porque yo miraba mas al suelo que a otra cosa) alegremente y con una sonrisa, "¿Que tal? ¿todo bien?" y andando. Según llegamos a la plaza del pueblo llena de los invitados y el resto de gente del pueblo reunida para el evento del mes (o del año...) se pone a llover justo minutos antes de que llegue la novia. Valla pobrecita con el día tan soleado que había hecho y llueve de repente. Bueno la lluvia es bendiciones de Dios, así que eso será buena señal (aunque yo sea la única que pensó eso en ese momento).

Llegó la novia seria y nerviosa pero preciosa. Me emocioné mucho al verla, con lagrimillas en los ojos, es mi prima pequeña y la vi de repente casándose (tiene ya por lo menos 26 años pero y la sigo viendo como una niña no sé por que), que mayores somos, como pasa el tiempo.

Entraron a la iglesia y nos quedamos en la plaza los vecinos del pueblo no invitados y los que no querían entrar a la iglesia y los que no entraban por falta de espacio. Los niños al principio muy tímidos pegados a mis piernas, pero esto poco les duró. Un niño se puso a correr por la plaza de un lado a otro como poseído y claro mis niños detrás. Excepto mi gordito que se puso a hacer una performance como bailando, levantándose la camisa y despeinándose el pelo engominao que le había puesto su  madre con tanto cuidado.

Yo corriendo de aquí para allí detrás de los niños, muerta de vergüenza por ser el expectáculo de la plaza, los niños ya tirándose al suelo y haciendo la croqueta, las manos negras, las rodillas blancas, paseo al otro lado de la plaza a lavar las manos a la fuente... Entre todo esto saludos a primos y tíos que no veía desde adolescente, saludos cortados, comentarios cortos tipo " si te veo no te reconozco" comentarios hacia mi hermana de "que guapa estás" y después mirada silenciosa hacia mi, jajaja. Tranquila prefiero que no digas nada, jajaja. Después de una interminable y agotadora hora completa es el momento de salir los novios de la iglesia. A los amigos del novio se les ocurrió poner una traca de petardos en la plaza y claro los niños, llorando a grito pelao. No tenía brazos para los tres, uno encima mio, otro con mi hermana y el otro entre mis piernas. Bajo a uno, cojo al otro, el que bajo llora más. A partir de ese momento no quería ninguno quedarse en el suelo (tengo unas agujetas en los brazos hoy que no me lo creo) y estaban llorosos, sucios y cansados. Por fin conseguimos saludar a la novia y sacarnos una foto con ella, algo es algo, y mi tía nos dice que vallamos al lunch en el jardín del restaurante antes de la cena, pero miro a mis niños y a mi hermana loca porque me valla de día (porque llevaba su coche y no se fiaba mucho), y decidí volver a casa, que ya habíamos tenido bastante por hoy. Con el jaleo no le di el regalo a mi prima, era yo la única con un regalo, hoy en día todo el mundo da dinero, así que le dejé encargada a mi hermana de dárselo y volvimos a casa cantando "vamos de paseo, pipipi, en un coche feo, pipipi,...".

Así que ha sido un poco aburrido, incómodo y pesado, pero bueno no he tenido ninguna critica directa ni preguntas indiscretas, ni sobre los trillis ni sobre mi persona, así que por ese lado bien. Me falta que me cuente mi hermana la segunda parte después de irme yo, que ha venido antes con la voz ronca y pelos de loca que necesita un par de días para recuperarse...si es que ya no tenemos 20 años...jejeje

14 comentarios:

  1. De verdad que la escena parece sacada de una comedia, no te lo tomes a mal, por cómo lo cuentas! Me imagino a los niños como locos, a tí detrás, los petardos, la familia un poco ojiplática por tu atuendo y los tres niños... vamos, un poco de todo! La verdad es que tienes más moral que el alcoyano para pegarte semejante paliza sólo para saludar y dar el regalo... bueno, en realidad es mucha educación y cariño, que se traduce en paciencia con estas cosas con niños... Estoy deseando oír toda la historia, pí, pí, pí!!

    ResponderEliminar
  2. Jajaja, bueno, pues no fue tan mal. Lo importante es que tu prima recibió tu cariño el día de su boda. Y los niños pasaron una tarde diferente, aunque me da pena que se asustaran tanto con los petados, pobrecillos.
    Eso sí, seguro que esta noche dormirán bien.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  3. No te preocupes, que todas las bodas son bastante aburridas. Al menos tú estuviste entretenida con los niños y encima te pudiste ir pronto, jeje.
    Tú has hecho bien en ir, que ya sabes que si te invitan a una boda hay que ir (creo que es un hadiz, ¿no?). Además, has sido muy valiente, que yo en un pueblo tan pequeño y con tantas miradas me habría muerto de vergüenza.
    Pues nada, esperamos impacientes la segunda parte de la historia.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Pues me parece que no va a haber segunda parte! Acabo de hablar un poco con mi hermana por el facebook y me ha dicho que no hubo cotilleo sobre mi que ella se enterara, asi que el dragon no ha sido tan fiero como pensaba, como me dijeron por ahí. Me ha dicho que aunque algunos no me habían visto en persona ya me tiene alguna prima en el facebook y ya es un tema viejo, vamos que está superado. Así que me quedo m´sa tranquila y contenta porque tengo una familia estupenda gracias a Dios. Y sólo por eso ya ha merecido la pena ir a verles.

    ResponderEliminar
  5. Al final no fue tanto como esperabas, a veces suele pasar. Siento que no pudieses disfrutar un poquito más del día, pero qué se le va a hacer...
    Pero que sepas que ser el centro de los cotilleos no te lo va a quitar nadie, jijiji
    Ahora en serio, creo que ha sido todo un detalle por tu parte, seguro que tu prima lo agradece. Supongo que tu marido trabajaba y no pudo ir.

    ResponderEliminar
  6. Para una película la escena. Ay que ver las cosas que a veces tenemos que hacer. Me encanta tu forma de tomarte las cosas. Te pones el mundo por montera y eso es genial. Si quieren hablar que hablen, ¿no lo hacen siempre? por uno u oro motivo. ¿qué sabrán ellos?
    Un beso guapa, lo que me he reído!!!

    ResponderEliminar
  7. Me imagino la escena con los críos alborotados, tu corriendo detrás de ellos, los petardos, los lloros... Pobrecita! Me alegro de que no hubiese muchos cotilleos ni comentarios incómodos y de que puedieses disfrutar un poco de la familia.

    ResponderEliminar
  8. Madre mía, qué estrés... Coincido contigo en eso de que ya no tenemos veinte años. La última vez que fui a una boda llegué a mi casa como si me hubiesen dado una paliza y necesité todo el día siguiente para recuperarme. Menos mal que apenas bebo porque lo que me hubiese faltado hubiese sido una resaca... Jajaja. Besotes.

    ResponderEliminar
  9. Yo detesto los petardos con toda mi alma y de pequeña eran mi pesadilla, lo peor de las fiestas con diferencia.
    A mí quedarme en la puerta de la iglesia me aburre mucho y siempre me voy a la terraza del bar más cercano mientras las ceremonias terminan.
    Y los pueblos... ¡pues ya sabes! Si la novedad eras tú con velo y con trillis, ya tienen para hablar un mes.

    ResponderEliminar
  10. Mira qué bien! A veces es más el miedo que tenemos que luego lo que realmente es... me alegro! Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  11. Tengo varias amigas musulmanas "de toda la vida" y otras conversas y siempre me admira lo bien que se toman los comentarios y las miradas despectivas. De las de toda la vida medio lo entiendo porque se han ido acostumbrado a la fuerza a lo largo de los años pero las otras, como tú... Buffff, te leo y lo vuelvo a pensar y a mí me daría un ataque de nervios y no saldría de casa en la vida. Y encima sé que mi familia nunca jamás lo entendería. Aunque mi teoría es que estáis tan convencidas de lo que haceis que todo lo demás lo podeis soportar, que si no creo que sería imposible. Pero también entiendo que tu familia y la gente del pueblo flipe mucho, la verdad. Tampoco hay que pensar que eso es lo normal para ellos, que probablemente seguirán pensando que lo del pañuelo es porque te obliga el hombre y el cambiar de religión es porque eres tonta de remate. Es todo tan complicado que podría seguir escribiendo horas pero lo importante es que tú seas feliz. Ay, qué vida esta. Un besito *Amalia

    ResponderEliminar
  12. Bueno, pues al final, la cosa no fue para tanto, me alegro.

    Y no me extiendo, porque ya he leído el post de hoy...

    Por cierto, los regalos son una auténtica cucada!

    ResponderEliminar
  13. Ay hermanita pues aunque en el momento lo pasaste regular me imagino que ahora que haya pasado te dara la risa a mi me hubiera dado al momento jiji si es para recordarlo que lo has hecho estupendo los lazos familiares hay que mantenerlos en nuestra religion y te has portado como un autentico ejemplo haciendote valer por lo que eres y queres ser.Los regalos....pues bonitos bonitos me encantan.Besos guapa eres valiente como se debe ser

    ResponderEliminar

Gracias por comentar!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Ropa para musulmanas

Suscríbete por correo electrónico